Cine Retro Series

Mortal Kombat y el cine: los electrizantes años 90

Lautaro Olivera
Escrito por Lautaro Olivera

No alcanzan las palabras para describir el furor que fue Mortal Kombat en los años 90. Revolucionando el género marcaría a toda una generación al tiempo que se convertiría en una franquicia imparable a la hora de generar ganancias. Surgirían secuelas, el merchandising se expandiría a todo producto imaginable y la historia se contaría en otros medios entre ellos, películas y series.

Bonestorm el Mortal Kombat de los Simpsons, con claras referencias a Liu Kang y Goro.

Parte 2 de 3:

Los electrizantes años 90

Las secuelas

Mortal Kombat II

Mortal Kombat 2 (1993) fue la continuación que marcó el punto más alto de popularidad de la saga consagrándose como todo un éxito tanto con el público, como con la crítica especializada. En esta etapa del juego la trama empezó a tomar vuelo propio y ya no fue tan dependiente del cine de género para conformar su identidad. Sí, nos interesa especialmente mencionar las dos grandes referencias cinematográficas que sirvieron de influencia en el diseño de sus personajes.

En primer lugar nos referimos a Baraka, cuyo rostro fue diseñado a partir de una máscara de Nosferatu, personaje surgido del título mudo de terror homónimo del año 1922, que no era más que una versión solapada (debido a temas de derechos de autor) de Drácula. A la máscara, se le agregarían clavos que harían las veces de unos dientes aún más puntiagudos, como para completar la esencia del personaje.

Baraka y Nosferatu, familiares perdidos nutridos a base de sangre.

En segundo lugar Kung Lao. Monje shaolín conocido por su habilidad para manejar su afilado sombrero pudiendo cortar, trozar y destripar a sus rivales.

Destreza inspirada en Oddjob personaje clásico de la saga James Bond, aparecido por primera vez en Goldfinger (1964).

Mortal Kombat 3

Luego de la resolución del segundo torneo del Dragón, el emperador Shao Khan invadiría la tierra para intentar conquistarla. Para esto era fundamental el rol de su esposa resucitada Sindel, cuya habilidad para atacar con su cabello sería sacada de una película surgida en 1993 (dos años antes de la publicación del juego) en Hong Kong. Nos referimos a: La novia del cabello blanco. Película que claramente no vimos pero por lo que sabemos contenía esa mezcla de artes marciales, mística y agregados sobrenaturales que encajaban muy bien con el espíritu de Mortal Kombat. Ah, y encima parece ser que era una historia oriental de venganza, de esas que homenajearía años después la popular en occidente, Kill Bill. Que su vengativo personaje principal sea nombrada como “la novia” ¿les suena de algún lado?

Sindel y su clásico uso del pelo para atacar al rival (o hacerlo estallar en pedazos).
La vengativa “novia”, con un look que impone tendencia para inspirar a Sindel.

Por último tenemos a Cyrax, Sektor y Smoke. Ninjas del Lin Kuei reconvertidos a Cyborgs, que podían pavonearse mostrando sus hermosas trenzas ciberneticas inspiradas en la película Depredador.

Cyrax, Smoke y Sektor: Las malas lenguas dirán que los diseñadores usaron el mismo modelo cambiándole el color.
Depredador: un ídolo de la moda, imponiendo tendencia desde 1987

Las películas

Mortal Kombat: la película

Que una franquicia de semejante éxito tuviera su propia película era un hecho que se caía de maduro: Mortal Kombat se estrenaría en los cines en Noviembre de 1995. Se trataba de una decente cinta hollywoodense de presupuesto medio y hay que decir que le fue muy bien en taquilla ya que costando 18 millones de dólares, logró recaudar unos 122 alrededor del mundo. Esta reinterpretación narraba de manera bastante fiel los acontecimientos del primer torneo aunque en una versión más liviana y sencilla de la historia. Contaba con pequeños momentos de tinte humorístico y ofrecía algunas dosis de una violencia contenida, lejana al gore más de las veces rocambolesco de las versiones de los videojuegos. Todo un combo entendible debido a una contradicción siempre presente en lo que fueron las adaptaciones de la franquicia a lo largo de la historia: su público. Nos explayaremos sobre esto más adelante.

De aquella entrega se destaca especialmente la participación del popular Christopher Lambert en el papel de Rayden. El actor y artista marcial Robin Shou tomaría el manto de Liu Kang, gracias a la insistencia de su amigo Ho Sung Pak, quien había interpretado al monje Shaolín en los dos primeros juegos. Una desconocida (y pre-La Máscara) Cameron Díaz había sido seleccionada para el papel de Sonya Blade pero se fracturó la mano poco antes de comenzar a rodar, por lo cual el papel recaería sobre Bridgette Wilson, en la actualidad alejada de la actuación y más conocida por ser esposa de la leyenda del tenis, Pete Sampras. Hasta el propio Steven Spielberg confeso aficionado al juego, estuvo a punto de hacer un cameo. No pudo por problemas de agenda pero igual se llevaría a cabo un guiño hacia su figura, en una escena donde un personaje simil-Spielberg dirigía una película protagonizada por un insufrible Johnny Cage:

Aunque no fuera gran cosa, la película quedaría como un buen recuerdo saliendo airosa en un género en el que las cosas casi nunca salen bien, como es el de las adaptaciones a cine de los videojuegos. Fácil afirmarlo con solo tener en cuenta que por esos años habían sido estrenadas las desastrosas Super Mario Bros. y Street Fighter. Con un listón tan bajo, le alcanzaría para hoy día ser considerada como una de las mejores adaptaciones de videojuegos a cine, de todos los tiempos.

No obstante, el mayor aporte que nos haría la película y que quedaría para la posteridad, vino de parte de su banda sonora. Su buque insignia era una canción compuesta por Techno Syndrome (nunca mejor puesto el nombre) llamada The Inmortals, una gema que se convertiría en un clásico y a partir de ahí en uno de los sellos distintivos e indispensables de la franquicia a lo largo de todos los tiempos. Una electrizante composición que nos incitaría a bailar en plan bolichero gritándonos en la cara: MORTAL KOMBAAAT!!!!!

La aniquilación

Dos años después llegaría una secuela que pasaría a la historia por convertirse en una referencia cada vez que se habla acerca de las peores películas de todos los tiempos. Nos referimos a Mortal Kombat: Annihilation. Con presupuesto bajo pero fundamentalmente muy mal utilizado, un innecesario uso de un CGI lastimoso para el avance tecnológico de la época, la superpoblación de personajes que hacían gala de un vestuario deplorable parte de un diseño de producción atroz, un mal guión y pésimas actuaciones solo a la altura de sus pésimos diálogos. Annihilation tuvo el gran mérito de cumplir con realizar un trabajo desastroso en cada ítem que hace a la composición de una película.

La bellisima línea de diálogo peor escrita y actuada en toda la historia del cine.

Por diversas razones y a excepción de Robin Shou (quien además de interpretar a Liu Kang dejaría sangre sudor y lágrimas en la filmación encargándose por propia iniciativa de coreografiar las escenas de lucha)  y Talisa Soto (Kitana) ni siquiera pudieron retener a su elenco original. Mis mas grandes respetos a Linden Ashby (Johnny Cage en la cinta anterior) que se bajó del proyecto luego de leer el desastroso guión.

Pero cómo las imágenes valen más que mil palabras, acá les dejamos un resumen así nomás de lo que fueron ambas películas. La simple pero simpática Mortal Kombat y Mortal Kombat: Annihilation que al principio produce una gran decepción y vergüenza ajena, para luego convertirse en una de las mejores peores películas de todos los tiempos.

Mortal Kombat en versiones animadas

Previo a la primera película live action, saldría una animada que serviría como precuela promocional. La misma contaba una historia sin mucho sentido y con bastante relleno acerca de los momentos previos al comienzo del torneo. No solamente la animación tradicional era muy pobre y usaba trucos baratos (repitiendo fotogramas, dejando estáticos a sus personajes y con un uso descarado de la cámara lenta) sino que pretendía incluir en el relato de algunos históricos combates, animación por CGI. Apuesta arriesgada cuando es evidente que se contaba con muy poco presupuesto. En el resultado sería evidente que estas escenas no habían sido incluidas con fines artísticos y que respondían únicamente a la necesidad comercial de llamar la atención siendo “diferentes”. Cabe mencionar que el triste resultado no se puede comprender solo por los avances tecnológicos disponibles ya que por ejemplo solo un año después se estrenaría una serie que sabría explotar el potencial técnico del momento: Transformers: Beast Wars.

Pasándonos por alto los momentos de animación tradicional, veamos una pequeña muestra de los combates vía CGI en Mortal Kombat: The journey begins:

Por otro lado en 1997 saldría la serie Mortal Kombat: Defenders of the realm. La trama era continuación directa de la película de 1995, usando diseños del Ultimate MK3 de ese mismo año. Rayden reunía a un grupo de selectos combatientes para defender al reino de la tierra de la invasión del Outworld. Por alguna extraña razón el grupo contaría con una descomunal tecnología; transportes, comunicadores y un cuartel general hiper avanzado. Algo inédito, y nunca vuelto a utilizar en la saga. La serie duró una temporada de 13 episodios y pasó sin pena ni gloria por la televisión. Nigthwolf contaba con un lobito como mascota llamado Kiba, Sonya Blade tenía una frase que intentaba ser pegadiza “it’s Kombat time…!” y Jax hablaba como un “negro” en su forma más estereotipada posible como nos lo señala un tal ProJared en este video.

Era un producto de pobre calidad (a medida que avanzamos lo vemos como algo recurrente en las adaptaciones de la franquicia) muy enfocado a los niños, lleno de clisés y con claras intenciones de “pegarla” para poder vender (aún más) merchandising. Pero también la serie pasaría desapercibida seguramente por adolecer especialmente del problema que siempre tuvo la franquicia respecto a su público. Está claro que los videojuegos eran jugados por niños y adolescentes, independientemente de las clasificaciones de “violencia explícita” que venían etiquetadas en las copias del juego y sugerían que su uso era para mayores de 17 años. El tema es que es difícil llevar el gore (factor fundamental de la franquicia) a otros medios. Por ejemplo al cine, donde esto literalmente estaría restringiendo la entrada a las salas. En líneas generales es difícil venderle el producto a un público objetivo que en teoría tiene prohibido acceder a esa clase de contenidos. Por eso la solución habitualmente elegida era bajarle el tono a la violencia, como hizo la película del 95’, clasificada como para mayores de 13 años. Como es de imaginar en dibujos animados dedicados a un público infantil la violencia ha de disminuirse casi hasta su desaparición haciendo que el producto quede desabrido y olvidable debido entre otras cosas a la supresión de uno de sus baluartes. En estos casos la acción, las peleas y el espíritu aventurero tratan de disimular la ausencia de violencia extrema pero esto no suele ser suficiente.

Las participaciones actorales de Luke Perry como Sub-Zero y Ron Perlman como Striker, quedarán como la mayor anécdota en una serie olvidable. Lo más relevante para la saga sería el debut del clásico personaje Quan Chi, acá antes que en cualquier videojuego.

Series

Mortal Kombat Conquest

Mortal Kombat Conquest (1998) sería una precuela de la primera película y contaría la historia de Mortal Kombat muchos años antes del inicio del torneo que conocemos. Puntualmente la historia se centraría en “el gran Kung Lao” en sus victorias a lo largo de los años y en la derrota que dejaría a la tierra vulnerable a una fusión con el mundo exterior.
No mucho más para destacar de esta mediocre aunque digna serie que quedó inconclusa luego de una temporada de 22 episodios. Tal vez como curiosidad podemos destacar como casi todas las mujeres que actuaron en el programa, hicieron sesiones fotográficas para la revista Playboy o similares lo cual puede llegar a ser un indicio acerca del tipo de público al cual aspiraba conquistar la serie.

El clásico de MK: Scorpion vs. Sub-Zero versión Conquest

Mortal Kombat: Federation of Martial Arts

Llegó lo peor. ¿Lo de antes les pareció malo? Es hora de presentarles lo peor que ha hecho Mortal Kombat a nivel audiovisual, en toda su historia. Federation of Martial Arts era una serie web publicada en el sitio oficial de Mortal Kombat producida por Threshold Entertainment, la misma productora que nos trajo el resto de los bodrios mencionados anteriormente en este artículo. Era una (otra) continuación de las primeras dos películas live action y la serie Conquest, y presentaba una suerte de enfrentamientos de artes marciales intencionalmente comparables al de los programas de catch (o lucha libre) utilizando personajes de MK (en su forma más banal y pobre posible). Cada episodio constaba de un round de un minuto de duración y en el elenco de luchadores contaba con un par de actores de Conquest y Annihilation siendo Jax el tristemente más reconocible.

La serie es del año 2000 pero parece de décadas anteriores con unos vestuarios mucho peores que los del videojuego de 1991 (que de por sí contaba con muy pocos recursos para este apartado) y unos conflictos, diálogos y actuaciones que hacían parecer a cualquier programa de catch del momento, una obra de Shakespeare. Todo en el contexto de una pantalla verde y unos efectos visuales desastrosos como para completar el aspecto cutre de la obra. La serie es increíble por lo mala y parece un chiste salido de un episodio de Arrested Development. Pero no: esto fue real. Para que no se pierdan de verlo con sus propios ojos les dejamos un resumen que explica bastante bien lo que fue esta cutrez:

Si Mortal Kombat revolucionaría el mundo de los videojuegos con un estallido a principios de los 90, su llama se iría apagando al finalizar la decada. Con juegos cada vez menos populares y con un éxito que se basaba en el suceso de sus primeras entregas, las últimas adaptaciones de la época también estarían menos presupuestadas y mostrarían el árido terreno de una franquicia que fue sobreexplotada. Pero por suerte ya que nunca nada termina, ese no fue el final de Mortal Kombat. Será tiempo de analizar en otro capítulo qué fue de MK en el siglo 21.

“Nadie vence a Sub-Zero” frase reconvertida a meme, enunciada por un Bryan Cranston pre-Breaking Bad en el año 2000 en la exitosa serie Malcolm in the middle.

Por Lautaro Olivera

Referencias:
Sobre Mortal Kombat: Annihilation:

https://www.vidaextra.com/cine/mortal-kombat-aniquilacion-desproposito-cinematografico-que-llego-momento-delicado-saga




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Lautaro Olivera

Lautaro Olivera

Licenciado en Psicología (UBA). Alexander Payne, Evangelion, Bojack Horseman y superheroes. Colaborador en las secciones CINE y SERIES en Proyector Fantasma.