Cine Crítica Hollywood Retro

Marilyn Monroe: el origen de su icónica foto

Si nos propusiéramos hacer un relevamiento para corroborar cuánta gente reconoce esta imagen, probablemente ocurriría que casi la totalidad de las personas afirmaría haberla visto alguna vez en alguna parte. La mayoría quizás tenga solamente esa vaga idea, muchos otros reconocerán en ella a Marilyn Monroe; pero quizás no sean demasiados quienes puedan determinar de dónde es que surgió esa imagen, de qué escena, de qué film.

Se trata de una película del director Billy Wilder, “La tentación vive arriba” (The Seven Year Itch), del año 1955, producida por 20th Century Fox. A grandes rasgos, se relata la historia de Richard Sherman (Tom Ewell), quien, como muchos otros neoyorquinos, envía a su familia de vacaciones a la playa mientras él se queda durante el verano en la ciudad para continuar con su trabajo. Siguiendo las recomendaciones de su esposa, Richard se propone llevar una vida ordenada, dejar el cigarrillo y la bebida, y acostarse temprano por las noches. Todo su plan se verá alterado rápidamente cuando, la primera noche en que se encuentre solo, conozca a la alegre y seductora vecina del departamento de arriba (Marilyn Monroe).

Si bien es una comedia por momentos muy bien lograda, tal vez muchos coincidan en que no llega a ser una gran película en sí misma, y en que su principal atractivo está en la participación de Marilyn. Luego de verla, probablemente nos quede la sensación de haber sido una película ideada exclusivamente para ella; y que, por el contrario, si otra actriz hubiera ocupado su lugar, quizás habría pasado desapercibida. Lo cierto es que la presencia de Monroe le da un encanto especial a todo el film, interpretando a una joven modelo, ingenua por momentos, y llena de una frescura y un brillo muy particulares.

En cuanto a la escena propiamente dicha, se trata de un pasaje de la película en que los protagonistas acaban de salir del cine y ella se detiene sobre una ventilación de la calle, donde el paso del subterráneo le levanta el vestido, ante lo cual ella parece divertirse. La primera toma se intentó realizar en público, en la Avenida Lexington, en Manhattan, lo cual fracasó debido a la gran cantidad de gente que quería presenciar la grabación, que hacía ruido durante el rodaje y se acercaba a pedir autógrafos continuamente. Hay una interesante anécdota, relatada por el propio Billy Wilder, que cuenta con cierto humor que los electricistas y mecánicos, que estaban debajo de la rejilla para hacer funcionar el ventilador que le levantaría el vestido, aceptaron grandes sobornos de gente que quería presenciar la escena desde allí abajo durante la grabación. Finalmente se terminó rodando en un estudio, esa es la toma que podemos ver en la película. Aunque, por otra parte, también hay que decir que la escena original no es del todo completa, fueron omitidos algunos fragmentos en los que el vestido se levantaba por encima de su cintura, por considerarse inapropiados para la época. La escena completa se podría ver recién algún tiempo después, en ediciones posteriores de la película, la cual dejaría su sello con una imagen grabada de manera permanente en la retina de todos los cinéfilos, y del público en general.




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Alan Orlando Blinkhorn

Alan Orlando Blinkhorn

Estudiante de Licenciatura en Letras en la UNLP. Corrector de estilo y redactor de textos. Colaborador en la sección CINE RETRO.