Crítica Series

La Purga: una serie de calidad desde el centro del país

Joaquín Camaño
Escrito por Joaquín Camaño

Es difícil, entre tanto efectismo narrativo y limitaciones de producción, encontrar series argentinas que nos atrapen tan rápido como en el caso de La Purga, y más aun encontrar ficción de calidad en el interior del país. Los planes de fomento lanzados desde el INCAA, han posibilitado la producción de contenidos en varios puntos del país, y es en este marco que esta serie ha sido producida. Estrenada en Octubre de 2011, la serie fue escrita por Ivana Galdeano y dirigida por Claudio Rosa y Pablo Brusa.

Tal como se la define en la sinopsis de venta de la serie, “La purga es uno de los tantos barrios populares de Córdoba, empobrecidos por la des-industrialización y el neoliberalismo. La búsqueda de la supervivencia ha tejido, entre sus habitantes, una intrincada red de intereses que fundan una cruda convivencia. Agustín llega al barrio por casualidad, pero el destino trama sus propios planes. Muerto en vida, después de una tragedia familiar, él encontrará en su relación con los personajes del barrio, el doloroso y esforzado camino a la redención.” No sé si este barrio es como se nos muestra en esta serie, pero varios de sus personajes parecen no estar actuando.

La primer escena nos presenta la vida de un hombre feliz: el protagonista llega a su casa después del trabajo, y el cuerpo de su mujer vestida de blanco permanece en la cama. En sus rostros se adivina una relación perfecta. Cuando la quiere despertar, descubre que ha sido asesinada, y entonces rápidamente avanzamos en el tiempo, y vemos que su vida se ha desmoronado, que camina alcoholizado por las calles, sin rumbo, y con el único deseo de que se haga justicia de ese crimen que destruyó su vida.

Es difícil poder describir por qué a un primer vistazo, la serie engancha con gran facilidad. Creo que detrás de ese manto de frescura que nos dan esos personajes Cordobeses, poco usuales en la televisión, y de dar visibilidad a conflictos marginalizados incluso para los propios cordobeses, hay también un impecable trabajo de dramaturgia: conflictos interfamiliares latentes, secretos, y la permanente amenaza de muerte que ronda sobre sus protagonistas, configuran una trama compacta y sin fisuras, que avanza sin pausas hacia su desenlace.

Realizativamente, la serie está a la altura de la narrativa. Sin grandes virtuosismos en su puesta en escena, la cámara en mano; una fotografía penumbrosa y cuidada en su aparente desprolijidad; una dirección de arte que no desentona; efectos especiales poco pretenciosos, pero muy bien trabajados; y un montaje dinámico, se complementan con un trabajo interpretativo muy logrado, para dar vida a una historia diferente a lo que acostumbramos en el escenario nacional.

Una serie que combina elementos del cine de gangsters clásico con el drama social, y que avanza, como sus personajes, sin demasiadas certezas de su destino. El tránsito de Agustín, su protagonista es el del espectador, que se sumerge en ese mundo desconocido por cosas del destino, e ira descubriendo en esa miseria las suyas propias. La Purga te impacta sin golpes bajos, y pone a dialogar a sectores de esa sociedad sociedad, separados (o unidos) por un mismo arroyo. Son trece capítulos de veintiséis minutos que nos harán seguir atentos a la ficción cordobesa.

La serie se puede ver en alta definición desde la página de Contenidos Digitales Abiertos, haciendo clic acá.




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Joaquín Camaño

Joaquín Camaño

Estudiante de la carrera de Diseño y Producción Audiovisual en Universidad Nacional de Villa María. Colaborador en las secciones Cine y Series.