Series

La inquebrantable Kimmy Schmidt: Absurdo y emancipación.

Lautaro Olivera
Escrito por Lautaro Olivera

Unbreakable Kimmy Schmidt (2015-)

Una producción original de Netflix, creada por Robert Carlock y Tina Fey y protagonizada por Ellie Kemper, Jane Krakowski y Titus Burgess.

La inquebrantable

A la hora de abordar cualquier obra siempre aconsejo prestar especial atención al titulo de la misma. Si bien muchos títulos se basan en simples resoluciones facilistas, justificadas por cierta falta de inspiración, algunos son claramente más profundos respecto a su intencionalidad y, si los sabemos entender, nos darán indicios más representativos del espíritu de la trama. Este es el caso, creo yo, de Unbreakable Kimmy Schmidt, la cual podríamos traducir como la inquebrantable Kimmy Schmidt, sitcom original de Netflix creada por Tina Fey y recientemente nominada a los premios Emmy en la categoría de mejor comedia.

En la superficie

Tenemos a Kimmy Schmidt (Ellie Kemper), y la tenemos desde hace muy poco, luego de salir de las profundidades de un bunker antinuclear que la «protegía» del holocausto anunciado por el maniático líder de una secta religiosa. Así se las tendrá que ver (a sus 29 años de edad y luego de haber permanecido 15 años suspendida en su encierro) con una nueva sociedad que resulta tan vasta como atractiva. Siempre con el afán de recuperar el tiempo perdido, enfrentará lo decepcionante que puede resultar la vida adulta, pero aún manteniendo la alegría y vitalidad típicas de una niña de 14 años. Siempre estoica. Siempre inquebrantable.

En el camino que la lleva a incursionar el salvaje medioambiente de la ciudad de New York, conocerá a Titus (Titus Burgess), su roommate recontra gay (en todo el sentido de la palabra), que la acompañará en sus nuevas aventuras. Así consigue empleo como niñera gracias a Jacqueline (Jane Krakowski), a quien podríamos describir como parte activa de todo aquello que las clases socio-económicas extremadamente más altas representan en el mundo actual.

Esa es la vida de Kimmy, que lleva sus zapatillas con lucecitas mientras sigue la melodía de su inocencia, aunque posee la inteligencia suficiente para tratar de aprender y disfrutar cualquier novedad que se le presente.

Una comedia provista de un humor cínicamente absurdo, que desde su ejemplo extremo (¡15 años encerrada en un bunker!) será de utilidad para criticar los valores de la posmodernidad, pero siempre manteniendo una sonrisa en la cara.

maxresdefault

En lo profundo

La serie se constituye como una historia de emancipación. En este contexto, Kimmy encarna un rol protagónico, pero también su inocente cinismo (léase: conductas antisociales carentes de vicios posmodernos) sirve de base y guía para sus amigos, a veces directamente, a veces por contraste. De esta manera su actitud positiva chocará con el hastío de una sociedad consumista que tiende a marginar al distinto y a evangelizar, con los valores propios de un capitalismo sin sentido acomodado a sus propios intereses, la administración de los sueños individuales.

Todo encarnado en casos muy absurdos, como los problemas financieros de Titus mientras se ilusiona con sueños de Broadway, o Jaqueline, habitué de una vida acomodada, que vive en la contradicción de seguir bebiendo de esa millonaria superficialidad o intentar realizarse como mujer (mas o menos) independiente. La emancipación será aún más clara cuando se imponga sobre un padre, nos referimos en este caso al (¿carismático?) líder espiritual que mantuvo a un puñado de mujeres encerradas durante 15 años, bajo pretexto evangélico.

Siempre con un sentido del humor harto absurdo que naturaliza su medio ambiente delirante, y no tiene vergüenza de utilizar chistes semánticos o atípicas situaciones de enredo, La Inquebrantable Kimmy Schmidt contiene en su espíritu cierta filosofía emancipadora que nos habla acerca del estoicismo que hay que mantener frente a una sociedad pasiva o activamente coercitiva de individualidades, en la que la mujer y lo femenino han sido históricamente dos de sus presas favoritas.

Una serie especialmente disfrutable para mujeres con gran sentido del humor absurdo y con pinceladas que pueden referenciarse en Saturday Night Live, show del cual su dupla creadora fuera parte importante, y que bien merecida tiene su nominación a los Premios Emmy de este año.

La melodía del openning es otro indicio del gran espíritu que lleva consigo la serie.

Por Lautaro Olivera




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Lautaro Olivera

Lautaro Olivera

Licenciado en Psicología (UBA). Alexander Payne, Evangelion, Bojack Horseman y superheroes. Colaborador en las secciones CINE y SERIES en Proyector Fantasma.