Cine

Guía: ventajas y desventajas de los soportes audiovisuales

Germán Morales
Escrito por Germán Morales

Entre las numerosas formas de ver películas o series (o hasta partidos de fútbol), podemos encontrar varios soportes. El mundo hoy nos da la posibilidad de poder ver cada producto de forma diferente, y con distintas intenciones. Obviamente, no podemos equiparar la experiencia de un cine con la de casa, o con la del celular. Pero también convengamos que no todos los productos los consumimos igual, hay algunos que requieren mayor atención (o nos obligan a ello), otros en cambio, pueden acompañarnos mientras realizamos otras tareas.

Por eso, se me ocurrió hacer un pequeño repaso mental de las diferentes experiencias, como para entender la forma de consumir cada una.

No se trata de elegir una sobre la otra, ni de elevar a una forma como la mejor de todas, sino de entender como consumir. Porque entre los puristas, se puede encontrar gente que suele expresar: “Aghh, ¿Cómo vas a ver Game of thrones por celular en el subte?”. Y la realidad es que cada uno lo ve como puede, como quiere o le parece. No todos tienen el tiempo disponible para disfrutar en su casa con dolby surround 7.1, no todos tienen ganas de ponerle toda la atención, no a todos les molesta estar rodeados de gente haciendo ruido. Basta de ser tan elitistas muchachos (?).

Y como estamos encuarentenados, encerrados, y la forma de consumo se redujo a UNA SOLA, decidimos hacer un pequeño repaso. Por nostalgia de salir a la calle, de ir al cine, de vivir en otro aspecto mental:

1. En el cine

Definitivamente es la mejor forma. Sí, ya sé que dije que no iba a hacer esto. Lo siento. En realidad, no es la mejor, pero si es la que nos obliga a estar presente todo el tiempo en lo que estamos viendo. Evadirse de la experiencia de la pantalla -sobre todo con la distracción constante que es un celular- es una falta de respeto a los que nos rodean. No se puede charlar, comer es medio molesto, te obliga a estar sentado.

Punto positivo: La inmersión completa en el consumo audiovisual.
Punto negativo: La gente que no respeta el punto positivo. Y la misma inmersión puede tornarse un punto negativo cuando vas a ver un bodrio. 

2. En casa con la tele / compu.

La más frecuente hoy por hoy, se puede decir. Con cuarentena o sin, Netflix o Youtube o la Tele son reyes. Ni siquiera tenemos que esperar un horario ya, ponemos lo que queremos y listo. Lo malo, es que jugamos contra nosotros mismos, contra el impulso a boludear, a ver el celular y distraerse. A que te llegue un mensaje de alguien e interrumpa la atención, a que suene el timbre, a que “me olvidé de apagar el fuego”, o sencillamente: “hace frío, me voy a abrigar”.

Punto positivo: No estamos presos, podemos escapar del bodrio sin problemas. Pongo lo que quiero cuando quiero.
Punto negativo: Dependemos de nuestra ansiedad y disciplina, sea para ver películas o para convivir con la casa y el celular.

3. En casa con proyector

Esto es un upgrade de la experiencia en casa. Y agreguémosle un home theatre o algún equipo de audio potente. Como dicen los españoles: “es la leche”. Lo más cercano a la experiencia en cine. Porque sí, dependemos de nosotros, pero tenemos factor menos para distraernos debido a que el sonido y la pantalla ocupan la totalidad de nuestros sentidos. El problema quizás está en ¿cómo conseguir un proyector? ¿Es difícil conectarlo? Bueno, nada es difícil, un tutorial de YouTube ayuda. Encontré esta comparación de proyectores en una web como para facilitar el trabajo, y esta de home theatres (https://www.reviewbox.es/home-theater-pc/)

Punto positivo: Se elimina una de las distracciones del cine: la gente que te rodea.
Punto negativo: No tiene la magia -casi de culto- de una sala cine. No se eliminan todas las distracciones y dependemos de nosotros.

4. En cine o al aire libre en festivales

Definitivamente esto es distinto a la sala de cine habitual. ¿Por qué? Es una forma de experiencia diferente; en festivales todos los días hay funciones y es múltiple la oferta de películas, se salta de una sala a la otra, la convivencia en las salas suele ser diferente y más respetuosas, hay lugar para intercambios sociales (incluso con parte del staff de las películas) ­, y hasta puede ser más divertido.

Punto positivo: se abre una instancia social del cine y hay un código compartido en la experiencia en la sala. Hay películas que es difícil ver y conseguir.
Punto negativo: pocas y limitadas proyecciones. No se puede elegir tan fácil lo que se quiere ver, y muchas veces es una lotería.

5. Cine al aire libre

Esto es un hibrido. Definitivamente es una experiencia más social que del goce del cine en sí mismo. Ver películas nuevas no es tan recomendable porque suele suceder que el audio no es bueno y la calidad de la pantalla tampoco. Además, que la experiencia al aire libre multiplica la alerta de lo que pasa alrededor. Sin embargo, no deja de ser divertido y es algo que también suele ser acompañado de alguna charla o intercambio social.

Punto positivo: la experiencia de estar al aire libre y compartir una película, porque de eso se trata.
Punto negativo: la distracción está a niveles muy altos. Es difícil la buena calidad en audio y sonido.

6. Ver por celular

No hay vuelta que darle, es la peor experiencia a nivel audio, sonido, por más iPhone XXIV que tengas. Su ventaja definitiva es la portabilidad, se puede ver en cualquier lado, pero el factor distracción está a mil. Lo bueno es que sirve para pasar el rato y distraerse. Eso no es nada despreciable, sobre todo en viajes largos. Por eso, el formato se adapta más para cortos o series de televisión -obviamente, con preferencia de formatos de 20-30 minutos.

Punto positivo: se puede hacer en cualquier lado, rompe el embole rápido.
Punto negativo: Baja calidad y distracción al máximo, máximo.

Por Germán Morales




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Germán Morales

Germán Morales

Lic. en Comunicación Social (UBA). Creador y redactor de Proyector Fantasma. Responsable de la sección SERIES.