Hollywood Retro Series

Comentarios sobre Stranger Things (2016), nueva serie de NETFLIX

Alan Schenone
Escrito por Alan Schenone

La mejor forma de recordar

En Stanger Things (2016), la nueva serie original de Netflix y 21 Laps Entertainment, un niño desaparece de forma misteriosa mientras distintos sucesos paranormales  y terroríficos empiezan a ocurrir en el pueblo de Hawkins, en Indiana. Junto a amigos y familiares, comienza una búsqueda que llevará a develar más de un secreto relacionado al gobierno y  el contexto político que se manifestaba en  los ’80. En su afán por descubrir el paradero del niño se toparán con una niña muy extraña que será clave para develar el misterio.

Stranger Things es un constante homenaje a la cultura pop fantástica de los años ’80, con claras –hasta explicitas- referencias por ejemplo, a Star Wars y a la obra del escritor estadounidense Stephen King como también en gran parte a la obra de Steven Spielberg. Stranger Things cruza líneas con J.J Abrams y Super 8 (2011) pero esta vez, llevándola a mejor puerto, gracias  a la influencia de Spielberg en su forma de llevar la ciencia ficción a la pantalla. Dimensiones paralelas, ambientes sombríos plagados de niebla y zonas desconocidas todavía por explorar y sorprenderse. En las calles de Hawkins, el pequeño pueblo donde trascurre la historia se puede reconocer parte de la identidad e la que fueron parte ET (1982) y The Goonies (1985), ejemplificando algunas de las grandes referencias que acontecen a la trama e historia.

Stranger Things nos sitúa en Hawkins entre medio de una partida del juego de rol Calabozos y dragones y un grupo de cuatro amigos de la escuela primaria que comparten el interés por el ambiente científico y de ficción, todavía muy subjetivo e incierto en la época de los ’80; cuando el estímulo de la imaginación hacia esos mundos provenía de los libros, comics, los juegos de rol y la música.  Los hermanos Duffer (Wayward PinesHidden) crearon con Stranger Things la ambientación perfecta, una orquesta llevada a tiempo a un nivel superior gracias a la coordinación de tres ejes claves: la fotografía, la banda sonora y el guión.  Los Duffer encontraron un equilibrio desde la fotografía de Tim Ives y Tod Campbell en paisajes desoladores, tenebrosos y oscuros. En estos escenarios, las emociones de los personajes, sus pensamientos y hasta sus acciones se ven reflejadas en su esplendor gracias al camino que Kyle Dixon y Micahel Stein nos proponen en cuanto a la música. Electrizante, cautivadora y extrasensorial.

Stranger Things cuenta con una soberbia banda de sonido contextualizando cada momento, situación y emoción de los personajes en pantalla, un trabajo tan notable para introducirnos de manera muy satisfactoria en el ambiente que nos hace sentir parte de Hawkins y sus habitantes. Pero también resulta muy puntual y concisa para describir un lugar o momento con temas clásicos y fundamentales, como “Heroes” de David Bowie al final del tercer episodio.

Está por demás decir que las referencias e influencias son claras y hasta un tanto evidentes, que hasta se llega a dudar de si realmente es un plagio explícito a la obra de Spielberg o King, o si es un claro ejemplo de homenaje con todos los laureles y en su máximo esplendor. Debido a la repercusión que está cosechando en la prensa a nivel mundial, el director Guillermo del Toro fue una de las tantas voces que comentó su amor hacia la serie y hasta el propio Stephen King escribió en twitter con respecto a ella: Watching STRANGER THINGS is looking watching Steve King’s Greatest Hits. I mean that in a good way” (Ver  Stranger Thinks es mirar los grandes éxitos de Steve King. Lo digo en el buen sentido”), a lo que agregó: “STRANGER THINGS is pure fun. A+. Don’t miss it. Winona Ryder shines” (“Stranger Things es pura diversión. +10. No se lo pierdan. Winona Ryder brilla”).

En cuando al elenco, Winona Ryder, ícono de la década del 90 gracias a su participación en Beetlejuice (1988) Alien: resurrection (1997) y Girl, Interrupted (1999), volvió al plano de la ciencia ficción de manera ejemplar personificando a Joyce, que al perder a su hijo hace hasta lo imposible para tratar de recuperarlo. Si hablamos de Stranger Things tenemos que hablar del grupo de tres amigos al que después se le suma la bella Eleven. Con diálogos y debates, estos jóvenes nos llevan de recorrido por las distintas aristas que los ’80 presentaba para los niños de esa época: las reiteradas referencias relacionadas a los juegos, el cine fantástico y la música. Un grupo entrañable, tan complementarios y diferentes entre sí que reflejan el sentimiento de la amistad a la perfección.

Stranger Things cuenta con ocho episodios de 50 minutos cada uno perfectamente marcados y necesarios: ni más ni menos para desentrañar el argumento sin aburrir ni rellenando espacios innecesarios. Al contrario, por la gran recepción y contenido parece que la serie queda corta para todo lo que pone en la mesa para el espectador.

Stranger Things es una obra sinfónica tan nostálgica de los ’80 que accede a lugares comunes y muy íntimos para  los amantes de la ciencia ficción y la literatura de aquel momento y de la actualidad. Se entromete en los sentimientos de aquellos niños que hoy son adultos, soñando con viajes tridimensionales, monstruos que viven del otro lado del bosque y un grupo de amigo que ponen a merced de la sociedad y el pueblo su sabiduría nerd para solucionar los problemas y dificultades.

Por Alan Schenone

A continuación les dejamos para que disfruten la gran banda sonora que acompaña a Stranger Things y al grupo de chicos por todo Hawkins en la desesperada aventura hacía lo desconido en búsqueda de su amigo.

 




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Alan Schenone

Alan Schenone

Periodista. Egresado de DeporTEA. Estudió la Licenciatura en Letras en la Universidad del Salvador. Experiencia en TV y en coberturas de eventos culturales.