Cine Estrenos Hollywood

Crítica: Leyenda, la profesión de la violencia (2015)

Javier Califano
Escrito por Javier Califano

Título original: Legend Guión y Dirección: Brian Helgeland Basada en la novela The profession of violence: The rise and fall of the Kray twins de John Pearson Intérpretes: Tom Hardy, Emily Browning, Christopher Eccleston, Taron Egerton, Paul Bettany, David Thewlis, Chazz Palminteri. Calificación: SAM16 Duración: 131 minutos Distribuidora: Buena Vista Estreno: 21 de enero de 2016

Brian Helgeland (LA Confidential, Corazón de caballero), se propone, no sin varios traspiés, trazar una suerte de simetría o metáfora épica en la figura de  los gemelos Krays , como si se tratase de los Rómulo y Remo del hampa Londinense, en una  historia de vida adornada como una espiral descendente respecto de la tragedia  y la caída de los Krays.

Aunque los Krays eran gemelos -ambos magistralmente interpretados por Tom Hardy – sus personalidades eran muy diferentes,  ambos  fueron ascendentes figuras del crimen organizado en el East End londinense hasta finales de los años 60, momento en que  el relato de Brian Helgeland decide  poner el foco y  énfasis en el romance de Reggie Kray con Frances Shea (Emily Browning) .

En la película, Ron Krays es retratado como psicótico inestable, todo un caso psiquiátrico, que esta fuera de las instituciones mentales mediante intimidaciones y contactos del bajo mundo con el poder político que supo forjar su hermano. Como los opuestos se atraen, Reggie Krays  en principio se muestra extremadamente encantador y refinado, pero oculta una bomba de tiempo a punto de detonar,  más aun en todo lo que respecta a la tensa relación de amor-odio-culpa con su  hermano  Ron Krays.

Como ocurrió con películas como Black Mass (2015),  cada vez  son mas las adaptaciones  que pretenden inspirarse en novelas biográficas, en el caso de Leyenda: La profesión de la violencia, basada en la novela The profession of violence: The rise and fall of the Kray twins de John Pearson, las producciones  se distancian  respecto a aquella realidad de la que pretenden inspirarse, para terminar encasilladas en la caricatura anecdótica de célebres personalidades del mundo del  crimen organizado.

12606730_10208603523069368_861955666_n

Desde su  secuencia inicial, Leyenda: La profesión de la violencia, se defiende  al anunciarse inspirada en hechos reales, pero  todo rudimento de veracidad decanta  por la falta de perspicacia que lleva al relato a abusar  del caldo de cultivo autoreferencial de buena parte de la representación cinematográfica de la mafia.

Dicha figura ya no es transgresora, menos aún desde una  apuesta narrativa que se aleja de la historia concreta que pretende contar, optando por esforzarse en parecerse a otras películas del género. Queda en evidencia una distorsión del manual de estilo de Martin Scorsese ante  tantas referencias a Buenos Muchachos (1990), o  a historias de amores imposibles  ante sentimientos y lealtades contrariadas claramente influenciada por el Michael Corleone de El Padrino (1972) de Coppola.  Los gángsters retratados en Leyenda son un modelo para armar según lo que ya tantas veces nos contó Scorsese: hombres adustos que pasaron de ascendentes matones a comerciantes exitosos pero colmados de vacíos existenciales, que urgen por desviarse nuevamente hacia el submundo fuera de la ley.

Además de Tom Hardy,  Emily Browning completa el elenco principal, marcando una vez más su distancia y carencia  emocional ante los roles que interpreta. Curioso caso el de esta muchacha, que con su tez de porcelana  y no muchos atributos más, está confinada  a la perpetuidad de la damisela  expuesta al deseo de los “monstruos” de turno,  se trate de la gótica soñadora de Sucker Punch (2011), o el narcolepso objeto deseo de Spleeping beauty (2011).

Leyenda: La profesión de la violencia,  no es mucho más que la descomunal labor de Tom Hardy, un actor dotado con carisma innegable y un magnetismo fuera de lo común, muy propio de un  Marlon Brando contemporáneo. Hardy se carga sobre sus hombros  este fallido ejercicio de policial gansteril/relato de la mafia, logrando que  resulte -en parte- un placer disfrutar de su trabajo plagando de matices a sus contrariados personajes.

Leyenda: La profesión de la violencia es la evidencia concreta que las películas de la mafia hoy son autoreferenciales, y por ello prima la necesidad de encontrar  vueltas de tuerca o recursos narrativos idóneos para el género.

Por Javier Califano

Crítica de la película
Fecha
Película
Leyenda (2015)
Puntaje
31star1star1stargraygray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Javier Califano

Javier Califano

Colaborador de las secciones Cine & Series. Cronista cinematográfico, Redactor, Dibujante y Diseñador. Ocasionalmente “Héroe de Alquiler”. Su blog es: http://tintachinaceluloide.wordpress.com/