Series

Reseña de la serie One Punch Man (2015-)

Lautaro Olivera
Escrito por Lautaro Olivera

One Punch Man es demencial. Y eso es lo único que importa. Todo lo demás es irrelevante y deberíamos terminar esta nota acá. Pero si seguís leyendo vas a entender porque digo esto. Porque quiero terminar la nota de golpe.

Saitama es superhéroe “solo por diversión”. Pelado, desgarbado y con la pose menos heroica del mundo, sabe que es capaz de vencer a cualquier rival de un solo golpe. ¿Cuál es el conflicto entonces? Eso lo aburre. Siente que no tiene un propósito en la vida. No se divierte. Desempleado, sólo le preocupa leer manga y aprovechar los días de descuento del supermercado mientras se obsesiona con encontrar a un rival que se le presente como un desafío.

La gracia es que nadie da dos mangos por Saitama al verlo. Es un tipo muy tranquilo que carece de una historia de origen o alguna gran motivación para hacer lo que hace y que no conoce demasiado la procedencia de su enorme poder. Él sólo lo hace para divertirse y en una de esas, ser reconocido por algo.

A su alrededor, los héroes emergen constantemente y en igual cantidad que los villanos, siendo una creativa y a la vez clara parodia al género superheroico. Un villano que cuenta su historia de origen y suelta una diatriba pavoneándose y demostrando su arrasador poder durante minutos: solo para que venga Saitama y lo pulverice en un instante. Héroes a rolete, mostrando un interesante y rico catálogo de caracterizaciones y superpoderes: que se desvanecen cuando nuestro calvo amigo llega para solucionar las cosas.

Para entender el espíritu de la serie, está bueno observar con atención el tándem que se da entre Saitama y su side-kick ocasional, Genos. Se trata de un androide, mitad humano, autopostulado como su aprendiz que es todo lo contrario a él. Atractivo para las mujeres, serio todo el tiempo y con una impronta heroica que impone respeto. Es el contrapunto ideal para el protagonista. Saitama no sabe bien qué hacer con él, se aburre con sus historias y no puede entender cómo es tan denso.

med_1450727153_00031

Hago hincapié en el humor, la cuota de originalidad y el sentido de la parodia, porque creo  que es lo más interesante de la serie. Pero no quiero olvidar mencionar aquello que constituye el otro 50% de su riqueza: la acción.

La acción es espectacular. Lo mejor de la animación japonesa está ahí rockeandola de un modo impresionante y haciéndote saltar de la emoción. Esto se anuncia en el openning con una canción a puro metal y se cumple en cada combate de la serie.

Despojado de un sentido de la moral más bien occidental, el animé nos presenta un diseño de personajes impresionante y, a veces, desagradable a primera impresión. También es desvergonzado a la hora de mostrarnos una alta dosis de violencia. Además, deja a la mujer en un rol secundario, casi inexistente.

ZlPpDck

One Punch Man es demencial. Una serie con extrema acción y mucho sentido del humor, que tiene el método de insuflar con grandes dosis de dramatismo cada una de sus historias, para luego cortarlas de un instante a otro (más de las veces inesperado) con una cuota de humor y desparpajo. Como una especie de intento de hacer que nos entreguemos a las emociones para que, luego, la serie se burle de sí misma y nos recuerde que todo es un gran entretenimiento.

Por Lautaro Olivera

Crítica de la película
Fecha
Película
One Punch Man (2015)
Puntaje
41star1star1star1stargray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Lautaro Olivera

Lautaro Olivera

Licenciado en Psicología (UBA). Alexander Payne, Evangelion, Bojack Horseman y superheroes. Colaborador en las secciones CINE y SERIES en Proyector Fantasma.