Cine

Cine y fútbol: Especial – Semifinal del Mundial 2014

Germán Morales
Escrito por Germán Morales

Para hablar de cine y fútbol en época de mundial, se puede mencionar algunas películas recordadas por algún motivo particular. Shaolin Soccer (2001), dirigida por Stephen Chow, es imposible de dejar de lado por la similitud con los supercampeones (o Capitán Tsubasa, aquel anime que nos deleitó en nuestra infancia) por sus jugadores con características especiales. También Fuga a la victoria (1981), con un gran elenco entre jugadores como Pelé, Ardiles o Bobby Moore, y actores como Stallone o Michael Caine. Otro es el caso de Green street Hoolingans con Elijah Wood como protagonista, que va más allá y se mete con la cultura hooligan, cuando un chico norteamericano se va a Inglaterra y se introduce al mundo futbolero al conocer a sus nuevos amigos hinchas del West Ham. También hablamos de Mujeres con Pelotas y de Fever Pitch.

Pero en este caso, el domingo en el programa Alienados por la radio, hablamos de algunas películas donde de alguna forma u otra se tematiza al fútbol de los países que están en semifinales de este campeonato mundial de fútbol en Brasil 2014 .

Argentina: Superclasico (2011) – La mirada por un danés.

Películas argentinas sobre fútbol, hay varias. Pero una película ficcional sobre un River-Boca dirigida por un danés, es algo mínimamente extraño y por eso es interesante tomar este caso. La película dirigida por Ole Christian Madsen es agradable, alocada, pero con un toque que tan bien funciona en el cine nórdico, y se adapta bien, de alguna forma, a las particularidades y características del argentino, o por lo menos nos interesa como una mirada ajena de algo muy nuestro. La historia es acerca de Christian (Anders W. Berthelsen), un danés de 40 años que viaja a Buenos Aires junto a su hijo Oscar con la intención de recuperar a su mujer Anna (Paprika Steen), que los abandonó un año atrás para convertirse en la novia y representante del famosísimo futbolista argentino Juan Díaz (Sebastián Estevanez) de Boca Juniors. La excusa de Christian será que quiere firmar los papeles del divorcio, aunque su intención sea la contraria. Superclasico fue seleccionada por Dinamarca para los Oscar de 2012, e incluso pasó la primera selección de 9 películas finalistas. Finalmente, no fue nominada.

Brasil – O Casamento de Romeu e Julieta (2005)

El director brasileño Bruno Barreto (Río de Janeiro, 1955) fue el responsable de El casamiento de Romeo y Julieta, y cuenta la historia de dos jóvenes paulistas, Julieta Baragatti (Luana Piovani), hija de un directivo del Palmeiras, apasionada como su padre por el club y Romeo (Marco Ricca) un oftalmólogo, hincha fanático y apasionado del Corinthians. Ambos se conocen en un hospital, y empiezan una relación amorosa, a medida que avanza el film, Romeo se da cuenta de la situación de Julieta y por el amor que siente por ella, decide fingir ser del equipo contrario, al punto que llega a ser aceptado en la familia Baragatti casi como el hijo que nunca tuvo el padre de Julieta. A partir de aquí se inician un sinnúmero de situaciones y enredos que son de esperarse por la intolerancia propia de un fanático de fútbol.
Basada en un cuento de Mario Prata, la trama parodia obviamente el drama shakesperiano, y la película está bien lograda a nivel técnico, sobre todo en las escenas llenas de gente en estadios de fútbol. Aunque la película puede parecer llena de estereotipos y bromas obvias, no se aleja mucho de la realidad del sufrimiento y alegrías de un fanático de fútbol, y entiende el dramatismo que implica la rivalidad. No deja de ser una opción interesante, es una película que si sufrís el fútbol de alguna manera, te genera identificación y empatía con los personajes.

O-Casamento-de-Romeu-e-Julieta-2-topo

Alemania – El milagro de Berna (2003)

En el verano de 1954, la Unión Soviética está enviando prisioneros de guerra de regreso a Alemania. Entre ellos está el padre de Matthias, un muchacho callado, de 11 años, que ama el fútbol. Él vive con su madre, hermana y hermano en una pequeña ciudad minera de Alemania Occidental, y ante la ausencia del padre, hace tiempo que Matthias ha encontrado un padre sustituto en el jugador de fútbol Helmut Rahn, quien a su vez lo considera su mascota. El retorno de Richard, el padre del muchacho, enturbia la armonía familiar, ya que su dificultad para adaptarse a la vida de post guerra de Alemania, lo hace atormentar a la familia con su severidad. Para Richard, el fútbol no tiene sentido, como tampoco el campeonato mundial que está por llevarse a cabo en Berna, Suiza.
Matthias en cambio, está desesperado por acompañar a su ídolo, quien ha sido elegido para integrar la selección alemana. Con su pasión por el juego y su espíritu luchador, Matthias consigue encender en el corazón de su padre nuevamente el amor por la vida. Así, cuando se inicia el partido final por la copa del mundo, un pequeño milagro de amor y generosidad cruza las fronteras para ayudar que ocurra otro milagro, la victoria de Helmut Rahn y del equipo Alemán, “El milagro de Berna”. Un milagro que no sólo hace referencia a la película, sino a la trabajosa y milagrosa victoria de Alemania Occidental sobre el maravilloso equipo hungaro de Ferenc Puskas y Sandor Kocsis, que había derrotado a los teutones por 8 a 3 en la primera ronda, y en la final terminó a favor del equipo alemán. ¿El milagro de Berna explica un poco la mística alemana en los mundiales? Para un descreído de la “mística copera” como yo, es un sacrilegio admitir esto, pero si usted lo quiere creer…
La particularidad de la película es que su director también fue un ex jugador de fútbol, Sönke Wortmann, y también se ha hecho cargo de un documental sobre la selección alemana en el mundial 2006 llamado “Deutschland Ein Sommermärchen”.

Holanda – In Ojange (2004)

Del director Joram Lürsen, trata la historia de Remco, un jugador juvenil de fútbol, muy talentoso y fanático, con solo un sueño: jugar en el equipo nacional de Holanda. Erik, su padre, tal vez más fanático es quien lo entrena, pero él siempre es terco y surgen conflictos entre ellos dos. La madre de Remco, Sylvia, tranquiliza las disputas. Desgraciadamente, el mundo de Remco se deshace cuando muere su padre, pero a partir de allí, debe empezar a retomar su amor por la Naranja y nuevamente, será la figura de su padre el que lo motive a darle combustible a su sueño. Puede parecer una película familiar o de motivación más, sin embargo, tiene ciertos elementos o guiños al mundo futbolero lo que la hacen una película especial, sobre todo con un partido entre figuras antiguas del fútbol y el accidentado plantel de 1958 del Manchester United. El fútbol es una pasión y hay que luchar por ella, esa es un poco la moraleja detrás de este film.




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Germán Morales

Germán Morales

Lic. en Comunicación Social (UBA). Creador y redactor de Proyector Fantasma. Responsable de la sección SERIES.