Crítica Series

Buenas razones para adentrarse en el multiverso de Black Mirror

Lautaro Olivera
Escrito por Lautaro Olivera

“Voy a matar a la princesa si el primer ministro no tiene sexo con un cerdo en vivo, y por televisión”

Así de demencial es la demanda de un raptor, premisa del primer episodio de Black Mirror. Como si la mera existencia del ridículo fuera reducto concentrado de una revolución anarquista medida en puntos de rating, el episodio nos ofrece un what if tan absurdo como realista, adonde se nos presenta como reaccionaría una sociedad hipermediatizada ante un hecho de tan particulares características. Así es Black Mirror.

Provocadora pero realista, verosímil pero extrema, la serie explora el lado oscuro que los avances tecnológicos tienen sobre nuestra vida, presentándonos en cada uno de sus episodios, diversos universos posibles que pueden estar a la vuelta de la esquina. Caprichosamente, elegimos tres grandes razones para ver esta excelente serie:

1- Porque parte de premisas fantásticas, atractivas, y amenazantemente realistas.

¿Qué tal si inventaran un dispositivo que, implantado en tus ojos, te permitiera grabar todo lo que estás viviendo? ¿Y si inventaran una App que recabara desde las redes sociales, toda información existente sobre un difunto ser querido, simulando que este sigue vivo y es capaz de responderte por una línea de chat? ¿Y si un dibujo animado se presentara a elecciones como candidato para convertirse en el futuro primer ministro?

2- Porque critica sutilmente, desde la provocación, planteando en cada una de sus emisiones un desafío ético para el espectador.

Es que por ejemplo, un universo en donde la sociedad de consumo haya logrado un sistema totalitario tan organizado capaz de tipificar todas las actitudes humanas dejando como única chance de individuación el alcanzar la fama mediante un reality show, es una idea que planteada en otro de sus episodios, resulta perturbadora y exagerada, pero no muy alejada a la realidad. Preguntas acerca del real valor de la vida humana aparecerán cuando veamos en otro universo posible, la existencia de un dispositivo capaz de simularla artificialmente. O por ejemplo, experimentaremos con más claridad la existencia de una crisis en las instituciones cuando veamos que un osito animado violeta, es capaz de desbaratar el sistema político tradicional.

3- Porque es inglesa, y esto significa: corta.

Un total de 7 episodios (distribuidos en 2 temporadas y un especial de navidad) cada uno de aproximadamente una hora de duración, que hacen que la oferta se vuelva irresistible.

Distopías que resultan perturbadoras en un multiverso en él que las relaciones humanas han sido cooptadas por el avance de las nuevas tecnologías. Siniestro por lo cercano, nada demasiado distinto a nuestra propia realidad. Así es Black Mirror.

—–

Quienes quieran adentrarse en el multiverso de Black Mirror, tienen una buena oportunidad de hacerlo todos los sábados a las 22 hs., a partir de febrero, por la pantalla de I.Sat.

Luego de la publicación de este artículo, nos enteramos que la exitosa serie británica Black Mirror podría tener su propia versión en la televisión americana. Los productores de la ficción de Channel 4 han confirmado que existe la posibilidad de realizar una adaptación en Estados Unidos. Dicha idea surgió luego de ver la buena rcepción de la serie original en Netflix. La plataforma de vídeo en streaming, HBO y AMC son algunas de las cadenas interesadas en llevar a cabo este proyecto.




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Lautaro Olivera

Lautaro Olivera

Licenciado en Psicología (UBA). Alexander Payne, Evangelion, Bojack Horseman y superheroes. Colaborador en las secciones CINE y SERIES en Proyector Fantasma.