Cine Cine Latinoamericano Crítica Festivales

29 MDQ Fest: Los muertos (2014) dir Santiago Mohar

Germán Morales
Escrito por Germán Morales

Una película sobre jóvenes descarriados… no, un poco más. La sociedad mexicana de hoy se ve envuelta en una vida signada por la violencia y el narcotráfico, o por lo menos es lo que nos parece desde la lejanía. Una forma de vida que es ajena a los protagonistas de este film, que viven su vida de desenfreno y delirio juvenil sin importar demasiado las consecuencias o considerar la posición de privilegio que ocupan. Sin embargo, la marginalidad los rodea pero no los toca, hasta que caen por algún error o casualidad.

Esa borrachera y resaca continúa más allá de la fiesta, los ambientes lujosos y la ostentación son paisajes naturales de sus vidas, ya que no temen romper o destrozar objetos de valor, su diversión no sale de 4 paredes, incluyendo la pileta. La desconsideración por lo que tienen a su lado se ve en el desprecio implicito por sus mismos amigos o relaciones, que son compañeros de la joda y no de la vida, toda esa relación con su entorno se va tornando cada vez más oscura en el relato, al llegar a hechos que son rechazados por cualquier convención social. Mucho se dice que el joven no le tiene miedo a la muerte, si además es adinerado, ya pierde todo tipo de registro o valor por los códigos socialmente aceptados.

Como dijimos, en la película no están solamente expuestos los adinerados, la marginalidad también está presente, pero en pequeñas gotas, rodeando a los protagonistas, esperando cruzarse con ellos, bordeando el relato. Como la riqueza real está escondida para el ciudadano común, la marginalidad real está escondida en Los muertos, pero existe, está presente y se asoma en varios momentos, directa o indirectamente. Al ser el único contacto que tienen con ese «afuera», los personajes no sienten empatía por su país, sienten que lo mejor es huir de ahí, antes de ser una víctima más de los problemas que ocurren. México solamente es eso que les sucede cuando salen de sus casas.

Más allá de las diferencias sociales, Los muertos en realidad reflexiona sobre la vida despreciada de distintas formas por el ser humano en general. Dentro las otras capas sociales se ve de manera más directa, en robos o asesinatos, que también son parte de la película. Pero en cada uno de los protagonistas se expone alguna disconformidad con su propia vida, por eso sus vías de escape son muy particulares en cada uno de ellos, ya sea a través del machismo, el alcoholismo, el sexo, el descontrol o por desquitarse de aquella persona que tengan a su lado. Eso es lo que los pone a todos en la misma línea para terminar siendo lo mismo que personajes crítican.

En definitiva es un retrato interesante de esa juventud pudiente, un film con recursos visuales y escenas muy bien logradas, y sobre todo en una musicalización simple que no se sobresale, pero que contrasta fuertemente con lo que se visualiza y se destaca como una virtud. 

Por Germán Morales




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Germán Morales

Germán Morales

Lic. en Comunicación Social (UBA). Creador y redactor de Proyector Fantasma. Responsable de la sección SERIES.