Cine Series

Top 5: Superhéroes en sus adaptaciones más bizarras

Lautaro Olivera
Escrito por Lautaro Olivera

Sentimos cierto amor por lo bizarro.

Lo admiramos a una distancia prudencial usando esa idea de consumo irónico que tan bien nos sirve de edulcorante. En sintonía con esa filosofía humorística de “poner algo en un lugar donde no va”, ciertas producciones audiovisuales de la historia (ya sea por limitaciones técnicas, por no saber como explotar el potencial de la franquicia a tratar o por no interesarse o comprometerse en lo absoluto con el espíritu del personaje que quisieron adaptar) parece que  no estuvieron a la altura de lo que querían representar y tamizadas por el paso del tiempo, ahora nos resultan muy graciosas. Tan de moda los superhéroes en la actualidad, es un buen ejercicio recordar momentos más oscuros en los que por alguna razón, salieron estas hermosas bizarreadas:

SUPAIDAMAN!

El Spider-man japonés es el espíritu de esta nota, nuestra punta de lanza. Araña trepadora de las alturas que ofrecía la Tokio de 1978, este hermoso personaje difiere un poco de su concepción original. ¿En qué? Bueno, por ejemplo en que el Peter Parker que nosotros conocemos siempre anda penando por sus problemas financieros y éste no. Al contrario, este tipo está podrido en guita, lo cual le permite comprarse su propio Batimovil Spider-movil y también un robot gigante estilo Power Ranger llamado “Leopardón” (en la canción del openning se canta a los gritos un “CHANGE LEOPARDON!” cuando nuestro amigable vecino oriental activa un artefacto que lo hace cambiar cual Transformer) que similar a  Ultraman combate con monstruos gigantes, estilo Godzilla. Muchísimas referencias para este Japón de los 70: rascacielos de Tokio, robots gigantes, peleas con monstruos. Lo clásico! Pero bueno, con Spider-Man como protagonista metido ahí, como si nada. Ayudado por un estúpido y sensual body languague estilo Power Ranger para intimidar a sus enemigos y luciendo un muy buen traje escarlata que se asemeja bastante a la versión que vimos en la Amazing Spider-Man 2: Rise of Electro de 2014.

Acá lo podemos ver en plena acción en un video remixado por Marvel hace poco, que con la filosofía de consumo irónico como bandera, ha publicado los episodios de la serie en su sitio web:

Change Le-o-pardon!

Imperdible reversión de Spidey en la cual se destaca una canción de openning que se adhiere al hipotálamo y que, muy pegajosa: resulta una de las mejores que podemos escuchar sobre el héroe en toda su historia (lo cual es mucho decir teniendo en cuenta a las versiones animadas de los 60 y los 90, por ejemplo). Los créditos de apertura son maravillosos, un vicio total. Voy a llorar…

BEDMEN YARASA ADAM (El Batman turco!)

¿Quién dijo que los superhéroes eran para chicos? Batman yéndose de putas con Robin y matando a tiros a mafiosos con sus armas. ¡Por supuesto! ¿No era este el espíritu del personaje? ¿Derechos? Nah…¿Qué es eso?

Todavía dudamos si la innecesaria cantidad de escenas de sexo (en términos del oriente de los 70) y la cantidad de mujeres inecesariamente desnudas hacen de esta, una película pornográfica. De hecho hay bastante cantidad de pocos inspirados combates estilo wrestling del dúo dinámico frente a mafiosos genéricos y violencia sinsentido a rolete (un tipo que muere por el choque simultaneo de dos autos u otro que muere por recibir un tiro directo en la cara, por ejemplo). Tal desenfreno constante de testosterona anticipa que esta película es un pelín machista.

BEDMEN YARASADA! BEDMEN YARASADA! BEDMEN YARASADA…!

Los 4 Fantásticos (1994)

Creada con la única intención de retener derechos por parte de la productora Costantin Films (porque para retener derechos de algo, tenes que producir alguna cosa cada 10 años o sino éstos, vuelven a quien te los cedió originalmente) y encomendada para que el especialista en cine clase B Roger Corman la hiciese con dos pesos (bueno, un millón novecientos ochenta mil dólares que aunque no nos suene despreciable para nuestros bolsillos, era una suma irrisoria para hacer una película, ya en aquel momento) y en un par de semanas. Lamentablemente ni el elenco ni el equipo de producción sabía esto, e imaginamos vieron sus sueños rotos cuando se enteraron  que el film nunca iba a ser estrenado ni siquiera en VHS. Rescatada años después saliendo a la luz por la magia de la Internet, se ha convertido en un clásico del consumo irónico en la actualidad y si bien resulta indefendible (aunque hay cierta unanimidad al evaluar la gran belleza de La Mujer Invisible Rebecca Staab, tanto en aquel momento como en la actualidad adonde se mantiene en un estado impecable) se dice que al menos intentaba serle fiel a la versión de los cómics.

It’s clobber’n time!

Al lado de esta película, la del 2005 es una maravilla. Bueno, la verdad que no. Esperemos que la nueva versión, que se estrena en agosto de este año, esté buena. Le tengo fe. Por los rumores que se escuchan, creo que soy el único.

Capitán América (1990)

Zzzzzzzzzzzzz. Sosa, carente de sentido y ritmo. Directa a video. ¡No sabía que Yugoslavia co-producía películas con los Estados Unidos! ¿Serán este tipo de decisiones la que la llevaron a su disolución?

Un tal Matt Salinger como el Capitán América que tiene como curioso dato trivia ser hijo del prestigioso escritor J.D. Salinger. Y el resto…no sé qué decirles. Una película naif y violenta que según se dice, contaba con un polémico final que se tuvo que cambiar a último momento por quejas de los productores asociados. Menos mal que al Capitán América lo volvieron a freezar otros 20 años hasta la película del 2010 sostenida por el universo cinematográfico de Marvel Studios.

4

¿Avengers Assamble? No. Ni siquiera el trailer vale la pena.

Superman Lives

Bueno, no tanto. Esta película nunca se llegó a estrenar. Por suerte!

Nicolas Cage en trajes ridículos, Tim Burton que venía de hacer Batman y que se ganó 10 millones de dólares por no hacer nada y un lote de arriesgadas ideas que quedaron en el olvido. Veníamos de la muerte de Superman en los cómics, del mega éxito de Batman en el cine y de cierto estrellato del (en esa época) actor de moda Nicolas Cage que fan de los comics, interpretaría encantado al más icónico de los superhéroes. Así que: 1 + 1+ 1 = 5614. La concepción de esta película fue lineal y metía ingredientes a lo bruto para tratar de generar un éxito comercial sin importarle  el concepto de organismo adonde el todo es más que la suma de las partes y limitándose a tratar de encastrar muchas cosas de forma torpe. Toda la trastienda de esta fallida historia la contará el documental titulado The Death Of Superman Lives: What happened? a estrenarse en algún momento de se dice, este año (espero que no sea engullido por la ironía y quede en el olvido también, sin nunca salir a la luz).

La no-película nos deja para la historia un par de imágenes bizarras como este Superman Nicholas Cage probándose un traje de músculos:

cage-superman-570x426

Y claro, esta excepcional anécdota de Kevin Smith en donde cuenta el momento en el que lo convocaron a escribir el guión:

Tienen que escuchar esta anécdota. Es Obligatorio. O sino voy a ir a buscarlos a su casa y los voy a hacer ver la película del Capitán América.

Vivimos el auge de los Superhéroes en Hollywood. Edad de oro sostenida en superproducciones con efectos visuales que están a la altura de las demenciales historias originadas en los cómics (que para desarrollar una idea solo necesitan de un guión, y algunos lápices y tintas) y que tienen a Marvel Studios desarrollando grandes producciones entendiendo el espíritu de los personajes, su complejidad y su conglomeración en un universo compartido. Mientras que DC a través de Warner se está animando un poco más a seguirle el ritmo y e ir más allá de su excelente adaptación hiperrealista llevada a cabo por el Batman de Christopher Nolan para expandir su universo, generando mucha expectativa y ejecutando sus ideas con suerte dispar. Disfrutemos esta era, que no es natural y es excepcional. Miremos por el retrovisor y disfrutemos nuestra actualidad. Pero valoremos también estas otras tan particulares expresiones. Y mientras lo hacemos, sigamos escuchando el openning de Supaidaman hasta la eternidad, que es maravillosa y resiste a todo análisis:

Por Lautaro Olivera




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Lautaro Olivera

Lautaro Olivera

Licenciado en Psicología (UBA). Alexander Payne, Evangelion, Bojack Horseman y superheroes. Colaborador en las secciones CINE y SERIES en Proyector Fantasma.