Cine Noticias

Teorías sobre Harry Potter: El niño que vivió

Mariana Van der Groef

Cuando terminó la historia del mago más famoso del mundo, dejó un vacío tan grande en los corazones de los fanáticos que fue y continúa siendo un lugar muy difícil de llenar. Y aunque ya han pasado siete años desde la publicación del último libro, muchos continúan encontrando nuevos significados y mensajes ocultos en la historia.

Una de las teorías más intrigantes se basa en la profecía que hace la profesora Trelawney a Dumbledore y nos es revelada en el quinto libro de la saga, Harry Potter y la Orden del Fénix. La profecía dice algo así:

El único con poder para derrotar al Señor Tenebroso se acerca…Nacido de los que lo han desafiado tres veces, vendrá al mundo al concluir el séptimo mes…Y el Señor Tenebroso lo señalará como su igual, pero él tendrá un poder que el Señor Tenebroso no conoce… Y uno de los dos deberá morir a manos del otro, pues ninguno de los dos podrá vivir mientras siga el otro con vida…”

En las películas y en los libros uno termina entendiendo que si bien Harry puede decidir dejar de luchar contra Voldemort y negar la profecía, el que no la dejará en paz será Voldemort. Porque éste sí le otorga valor y la cree por sobre todas las cosas, por eso es que incansablemente busca deshacerse de Harry. O sea que por más que Harry no quiera, si no desea morir a manos de Voldemort, entonces él deberá matarlo. Que es lo que finalmente sucede.

La frase que nos interesa de la profecía es la siguiente:

“…Y uno de los dos deberá morir a manos del otro, pues ninguno de los dos podrá vivir mientras siga el otro con vida…”

¿Qué pasaría si el verdadero significado de esta frase fuera que la única forma en la que Voldemort y Harry pudieran morir fuera a manos del otro?

Esto significaría que ninguno de los dos podría morir a menos que el otro fuera el que asestara el hechizo mortal. Y una vez que Harry Potter se bate a duelo con Voldemort y lo gana, entonces Harry estaría sacrificando su muerte.

A través de la historia nos enteramos que los padres de Harry se sacrifican por él y mueren, lo mismo su padrino y amigos. Por lo que la única forma de encontrarse con la gente que él ama, sería finalmente, morir. Para Harry entonces morir no sería un completo sacrificio, dado que él quiere ver a sus padres nuevamente y es el más profundo de sus deseos, como se muestra en el primer libro, en el capítulo del Espejo de Erised. Pero sacrificar su propia muerte y vivir por siempre, sí sería el más grande sacrificio que haría Harry. Matando a Voldemort, Harry sería inmortal y nunca más tendría la oportunidad de reunirse nuevamente con su familia.

Y entonces sería, por siempre, El Niño que Vivió.




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Mariana Van der Groef

Mariana Van der Groef

Periodista, amante de las historias (cuanto más épicas mejor) y ferviente defensora del cine pochoclero