Cine Crítica Estrenos

Crítica: Toy Story 4 (2019) Dir. Josh Cooley

Alan Schenone
Escrito por Alan Schenone

Reinventarse es parte del proceso

Cuando se creía que Toy Story (1995) había llegado a su conclusión con una última parte de su trilogía lanzada en 2010, Woody y Buzz vuelven a la pantalla grande en una suerte de epílogo para la historia de nuestros juguetes favoritos.

Después de haberse despedido de Andy, la pandilla de juguetes continúa acompañando a Bonnie en su crecimiento. Así Toy Story 4 (2019) se focaliza en ver más allá de la imagen principal y va a las segundas oportunidades y otro punto de vista de sus propias vivencias y experiencias.

Toy Story es un momento de redescubrimiento: la búsqueda interna de cada uno en relación a su proposito y objetivo en la vida. Una búsqueda que a medida que los años pasan, puede -y debe- ir mutando con el crecimiento. Tanto Toy Story como los mismos personajes deben reinventarse nutriéndose de nuevos actores secundarios en esta historia pero tomando como base a los propios y más antiguos. En este foco entra Bo Peep, la pastorcita que vuelve a escena después de ser ignorada en la anterior entrega. Por otro lado, Pixar entendió el cambio de paradigma que hace años está replanteando el lugar de la mujer y rescató a Bo Peep para presentarla como un personaje independiente, fuerte y único. No necesita frases hechas o forzadas para tomar postura ya que el desarrollo de Peep se comprende con fundamentos y acciones correctas en su realización.

Narrativamente Pixar sigue dejando con la vara más alta a la saga que lo puso en boca de todos hace ya más de 20 años. Sin tanta pretensión de buscar un final y cierre -como se presentó la tercera parte- Toy Story 4 entretiene de principio a fin tomando como base a los nuevos personajes secundarios. Una película que nutre el universo de Andy y Bonnie mostrando por primera vez adultos en la escena como también la creación de juguetes por parte de los niños. Además, Toy Story planta esta idea de nacimiento, inclusión y acompañamiento en los primeros momentos, en este caso, con Forky.

Toy Story 4 no necesita caer en lugares comunes ni golpes bajo para generar emoción o atrapar al espectador con su historia.
La esencia de Toy Story es lo que la hace tan única e inigualable al resto de las películas del género. Más allá de nuevos personajes, historias o conclusiones, siempre la diversión, el humor y la creatividad para acompañar a estos juguetes en cada momento de sus vidas- y las nuestras- hacen de Toy Story un fenómeno único y empatico para todos.

Es un film para los niños que crecieron y ya son adultos con otras responsabilidades y también para los más nuevos espectadores que se ríen y divierten con las ocurrencias y aventuras de Woody, Buzz y cada uno de los integrantes que hacen de Toy Story una película entrañable.

Tal vez, solo tal vez, Toy Story 4 sea el epílogo sustancial para decir adiós de una vez a estos juguetes que hace más de 20 años lograron emocionar al público. Un «tal vez» porque con Woody y Buzz nunca se sabe…

Por Alan Schenone

Crítica de la película
Fecha
Película
Toy Story 4 (2019)
Puntaje
41star1star1star1stargray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Alan Schenone

Alan Schenone

Periodista. Egresado de DeporTEA. Estudió la Licenciatura en Letras en la Universidad del Salvador. Experiencia en TV y en coberturas de eventos culturales.