Crítica Series

Review: Game Of Thrones (HBO) S04 E01 «Two Swords»

Germán Morales
Escrito por Germán Morales

Volvió Game of Thrones, pero ya no es lo mismo. Ojo, no significa que sea para mal, pero todavía quedan retumbando las consecuencias de “La Boda Roja” en nuestras cabezas, con el factor principal que los Stark ya no están más en la batalla y el conflicto cambió, levemente, de protagonistas.

Los cambios son varios, inclusive, hasta de intérpretes. Daario Naharis cambió de actor, antes era Ed Skrein que reemplazará a Jason Staham en la nueva secuela del Transportador, ahora es Michael Huisman. Hay personaje nuevo, se trata de Oberyn Martell, “famoso por encamarse con la mitad de Westeros”, no sólo entra con las típicas escenas que tanto le gustan a HBO, sino con una compañera conocida, especialmente para aquellos que vieron la serie Roma, Indira Varma.

En fin, algunos de los pequeños cambios que comenzaron la temporada, a continuación advertimos a aquellos que no vieron nada que se viene el SPOILER ALERT.

No desees tanto, en algún momento puede concretarse

El capítulo arranca con Tywin forjando dos espadas con acero valyrio, una escena que termina de cerrar la victoria de los Lannister sobre los Stark, por lo menos, en la primera parte de la guerra. Eso no significa que haya terminado todo, es un poco lo que le remarca Jamie a su hijo/sobrino el rey Joffrey, un dialogo bastante picante que baja un poco la línea que la historia se escribe como quiere el vencedor y no como los hechos ocurrieron en sí. Lo bueno del personaje de Joffrey es que nunca nos deja de dar motivos para odiarlo.

La cuestión es que Jaime tiene que acomodarse todavía a la realidad de los nuevos hechos, y mucho no parece gustarle. El rechazo de la propuesta de Tywin y los reproches que le hace Cersei por su captura, le genera una pequeña diferencia de visión con su familia, sobre todo porque en algún momento deberá cumplir con la promesa que le hizo a Catelyn, y Brienne está para recordárselo.

Por el otro lado, y como anticipamos, nos encontramos a Oberyn Martell llegando a Westeros con una escena que demuestra gran parte de su personalidad, por lo menos en lo que respecta a la serie. Su actitud con los Lannister en sus primeras escenas demuestra que será un visitante a mirar con atención de aquí al futuro, el pequeño intercambio con un Tyrion edulcorado por sus problemas fue un poco amenazante para un personaje abrumado por toda la situación.

Pobre Tyrion. Todo por lo que está pasando, no creo que el destino lo lleve a buen puerto en los próximos capítulos. Su matrimonio arreglado con el cual no tiene ninguna posibilidad de ser feliz, y rechazando las mujeres de Petyr y a Shae, nos entrega a uno de los mejores personajes en su peor momento. Recién empieza la temporada, pero este inicio nos deja qué pensar hacia lo que viene luego para Tyrion. Sobre todo por su bondad de cuidar una esposa que no parece tenerle mucho aprecio. Sansa protagoniza el momento más triste y es la cara más fuerte que demuestra la derrota Stark, junto con Jon Snow.

Maisie-Williams-and-Rory-McCann-in-Game-of-Thrones

Las presentaciones (y las vueltas) pueden ser incomodas

Hablando de Snow, fue otro personaje que no fue bienvenido como un buen huésped. Su tiempo con los salvajes despertó ciertas sospechas y acusaciones de parte de La Guardia de la noche. Acusaciones fundadas, pero teniendo en cuenta el descubrimiento del bastardo Stark, y el conflicto importante que se viene por ese lado, se trata de otra de las puntas importantes que abre este capítulo. Fue importante el salto de carácter que dio en la temporada pasada, y de aquí en adelante habrá que ver como lo refleja su personaje.

En definitiva, más allá de ciertas presentaciones, el capítulo abrió conflictos nuevos, personajes nuevos y reciclados (Ser Dontos), y no dejo ninguna escena con Stannis, al cual no hay que perder de vista nunca.

Pero si nos mostró a Daenerys y sus dragones ya bastante crecidos, la escena de ella de alguna forma se justificó para mostrar y recordar el poderío que logró su ejército, lo mismo sucede con su bondad y la escena de las niñas crucificadas que se encuentra en el camino. La historia de la chica Targaryen no sumó demasiado, y fue de lo más flojo del episodio, más allá que queramos ver avances en ese punto y las escenas con los dragones nunca están de más.

Su bondad está más que conocida como para seguir profundizando en ella, lo único que pudimos sacar de esta participación fue que los dragones ya no son tan fáciles de domar como lo eran en su infancia. Quizás los lectores puedan llegar a dar mayores precisiones al respecto. La “traumática” presentación del nuevo actor podría haberse dejado para otro episodio tranquilamente (digo traumática porque un cambio así, siempre genera molestias en los fans).

Final de orquesta

Por el lado de Ygritte, la escena nos mostró un poco el conflicto que podrá tener por haber dejado con vida a Jon, pero lo mejor del episodio sin dudas ocurrió al final. La famosa venganza de Arya que empieza a consumar (¿llegará avanzar?), una gran escena de cierre con el perro Clegane matando solo… no, con ayuda de la pequeña Arya que recupera su espada “Aguja” y mata a aquel que se la robo. Sublime. Definitivamente nos hace amar más a la pequeña Stark, pero también nos hará preguntar sobre la futura relación entre ella y el Perro, ¿lo perdonará o en algún momento decidirá cumplir con su venganza? Quién sabe.

El ajedrez de siempre, pero distinto

Un capítulo que abre nuevos horizontes, presenta nuevos personajes y fortalece el vínculo del espectador con otros más inesperados. No hablamos ni de la boda por venir, ni demasiado de Brienne, un personaje que nos deja pura especulación de su rol en esta temporada, sobre todo con una escena junto a Margaery Tyrell que confirma la visión de poder de la futura reina de King’s Landing.

Un buen capítulo que sobre el final mejoró la imagen, pero si escarbamos mejor, deja cosas para especular con el futuro y expectantes respecto de lo que vendrá, a pesar que tuvo momentos menos trascendentes. El ritmo lento y los capítulos de “reacomodamiento” son frecuentes en Game of Thrones, a pesar de eso, este inicio da para pensar que esta temporada será distinta en algún sentido. A mi criterio de las últimas temporadas, fue el mejor inicio sin dudas.

Por Germán Morales




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Germán Morales

Germán Morales

Lic. en Comunicación Social (UBA). Creador y redactor de Proyector Fantasma. Responsable de la sección SERIES.