Noticias Series

A propósito del estreno de «Better Call Saul»

Todo fanático de las series de TV (más precisamente de la generación Netflix) tiene bien presente que el último Domingo se estrenó en los Estados Unidos “Better Call Saul”, la nueva propuesta del creador de “Breaking Bad” y a su vez precuela de la ya mítica historia sobre un profesor de química y sus culinarias habilidades para cocinar metanfetamina.

Protagonizada por Bob Odenkirk, “Better Call Saul” nos sitúa 6 años antes de los acontecimientos de su predecesora, enfocándose en los orígenes de aquel inescrupuloso abogado que bien supo aconsejar a Walter White antes de caer definitivamente al lado oscuro y que algún día se convertiría en el gran defensor de los culpables dispuestos a pagar una buena suma de dinero por su presunta inocencia.

Pero aunque actualmente las expectativas estén por las nubes, no está de más recordar que en su momento todo parecía una posibilidad para Vince Gilligan y su equipo luego del arrollador éxito de Breaking Bad. ¿Precuela o secuela? ¿Comedia o drama? Y es que teniendo en cuenta la excelencia con la que terminó el mito de Walter White, es imposible no preguntarse ahora si realmente existe algo más que ver en este universo. O si en todo caso este es el mejor camino que podía tomar la franquicia habiendo tantos personajes en los que profundizar. Tal vez la historia del ascenso de Gustavo Fring podría haber sido una mejor elección. La verdad es que nunca lo sabremos.

A pesar de todas estas incógnitas el tiempo pasó y ahora lo que queda claro es que el nuevo programa estrella de la AMC tiene bastante para ilusionarnos en los próximos años.

Comenzando por la complejidad de Jimmy McGill (alias Saul Goodman) que aunque en sus comienzos haya parecido un mero compañero bidimensional entre la vorágine generada por Walter y Jesse, es indudable que a partir de las interpretaciones de Bob Odenkirk, el personaje fue ganando en profundidad a lo largo de la serie hasta el punto de convertirse en el favorito de muchos. Haciendo de este spin-off en solitario la mejor ocasión para conocer las aventuras de este verborrágico letrado hasta codearse con los más grandes criminales de Albuquerque. Y acompañado de otro personaje digno de un mayor desarrollo como Mike Ehrmantraut (encarnado por Jonathan Banks) antes de su experiencia como guardaespaldas de Fring.

De todas formas a no perder las esperanzas de ver a algún que otro conocido, ya que parece que la historia no tendría una narrativa totalmente lineal, sino que según su productor Peter Gould, la serie transcurrirá antes, durante y después de los acontecimientos de BrBa. Dando la posibilidad de recuperar personajes que murieron en la serie original o que argumentalmente sería imposible situarlos en esta nueva historia.
Así que a estar atentos frente a algún cameo importante en esta primera temporada, aunque lamento adelantar que ni Walter White ni Jesse Pinkman aparecerán este año.

Por lo que parece “Better Call Saul” comienza con muchas garantías, con una segunda temporada ya confirmada para 2016 y hasta con historieta propia, pero con la alargada sombra del éxito de “Breaking Bad” a cuestas. Será nuestra tarea comprobar si es digna heredera de una de las mejores series de los últimos años.

Por Nicolás Feldmann




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Nicolás Feldmann Cambours

Nicolás Feldmann Cambours

Es locutor nacional recibido en COSAL y periodista de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Creyente de Los Expedientes X y ferviente seguidor de Martin Scorsese y Terry Gilliam.