Crítica Estrenos

Crítica: No te preocupes, no irá lejos (2018) Dir. Gus Van Sant

Marianela Santillan

Ficha técnica: No te preocupes, no irá lejos (Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foot, Dirección: Gus van Sant  Guión: John Callahan, Gus Van Sant, Jack Gibson y William Andrew Eatman, basado en el libro de Callahan  Elenco: Joaquin Phoenix, Jonah Hill, Rooney Mara, Jack Black  Origen: Francia/ Estados Unidos Distribuidora: Diamond Films Duración: 114 minutos Estreno: 20 de diciembre de 2018

 

No te preocupes, no irá lejos (2018) nuevo film de Gus Van Sant (Milk, Elephant), es una biopic sobre John Callahan (interpretado aquí por Joaquin Phoenix), un hombre oriundo de Portland que a los 21 años, luego de una niñez y breve adultez plagada de excesos y adicciones al alcohol, tiene un accidente de auto en el que casi pierde la vida. Este acontecimiento lo impulsa, en un primer momento, a seguir autodestruyéndose; pero luego gracias al impulso de una mujer (Rooney Mara) que comienza a acercarse a él y a su «padrino» del programa de rehabilitación (Jonah Hill), descubre casi por casualidad sus habilidades como caricaturista de humor.

Así, Van Sant nos presenta las distintas aristas de un personaje complejo a través de un relato que una y otra vez nos lleva al tiempo previo al accidente, y luego de regreso a la vida de Callahan cuando ya se ha convertido en cuadripléjico, y todo esto lo hace sin caer -al menos no constantemente- en innecesarios golpes bajos.

El relato de No te preocupes, no irá lejos (2018) exhibe el quiebre en la vida de Callahan desde del accidente, pero sobre todo a partir de su ingreso al programa de rehabilitación, donde al principio es oyente de otros testimonios, para luego de su propio proceso interno, dejar las excusas y poder empezar a hablar del alcohol como su síntoma, y del escape que esta adicción representaba. «Tal vez debías quebrarte para luego volver a surgir», le dice Donnie (Hill, en un papel impactante) a John, sintetizando el camino de redención que Callahan está iniciando.

Pero luego la trama avanza, y ya más cerca en el tiempo narra como a partir de ese nuevo yo que surge, John deja de bloquearse y se permite ser activo más allá de su incapacidad motriz. De esta forma, retoma contacto con una mujer y comienza a dibujar garabatos, después personajes y luego genera chistes y caricaturas, que fieles a su personalidad, son polémicas y singulares, ya que desde el humor negro -negrísimo para 1983 y probablemente para nuestra actualidad- abordan temas como la discapacidad, la soledad y las diversas enfermedades. 

No te preocupes, no irá lejos (2018) resulta un film conmovedador  desde la trama y las composiciones actores (destacándose la de Joaquin Phoenix, en uno de los mejores papales de su carrera), pero decepciona un poco al enfocarse más en el proceso y cambio mental de Callahan, que en su faceta como artista irreverente. Es decir, si el film de Gus Van Sant todo el tiempo exhibe que el cambio llegó a Callahan al correrse del lugar de víctima, ¿por qué desde el relato todo se concentra en su adicción y en su discapacidad, más que en la época creativa o en la recepción de su arte, casi como si su vida se redujera sólo a lo primero ? Desde ya el relato busca ser aleccionador, pero tal vez en la constante reitación de esto, pierde un poco de potencia e interés. 

Por Marianela Santillán

Crítica de la película
Fecha
Película
No te preocupes, no irá lejos (2018)
Puntaje
41star1star1star1stargray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Marianela Santillan

Marianela Santillan

Lic. en Psicología (UBA) -Psicóloga online-, con formación en Artes Audiovisuales (IUNA). Docente. Editora y redactora responsable de la sección CINE en Proyector Fantasma.