Cine Cine Europeo Crítica

MES ALMODOVAR: Hable con ella (2002)

Julieta Lupiano
Escrito por Julieta Lupiano

A propósito del estreno de Julieta (2016) a realizarse la próxima semana, continuamos con nuestro especial MES ALMODOVAR, que iniciamos con La Estocada Almodovariana. Hoy, compartimos algunas apreciaciones acerca de Hable con ella, film del año de 2002.

Hable con él

Las chicas son famosas, pero los chicos Almodóvar no se quedan atrás. Las mujeres son el motor que mueve a estos muchachos pero ellos son tan pasionales, intensos, emocionales para atraparnos como ellas. Hable con ella (2002) es una de las películas del realizador manchego, aunque no la única, protagonizadas por hombres.

Benigno (Javier Cámara) y Marco (Darío Grandinetti) coinciden en una clínica donde el primero trabaja como enfermero y se dedica de forma devota al cuidado de Alicia (Leonor Wtling), una joven bailarina que cayó en coma luego de un accidente. Marco llega allí  por Lydia (Rosario Flores), su novia, una torera que ha sufrido una cogida y también quedó en coma.

El encuentro entre estos hombres y sus historias a través de la relación que entablan nos hará entender, como es propio en Almodóvar, algo más de la vida. Un consejo sabio: “Hable con ella.”  le dice Benigno a Marco y le da un buen título a esta película. 

Algo tan simple y complejo al mismo tiempo…¿Cómo saber a ciencia cierta si alguien que está en coma nos está escuchando? El que la otra persona responda o no ¿da alguna seguridad de qué oiga lo que le estamos diciendo?¿Tener alguien al lado significa estar acompañado? Este es el tema central de la película. Dos hombre que hasta ahora sólo monologaron, empiezan a interactuar uno con el otro, a expresarse, a ser escuchados y a escuchar… y de ahí surge la fuerte amistad que los une.

El film se apoya en el hermoso recurso narrativo de reconstruir el presente reinterpretando el pasado. Será que somos melancólicos por naturaleza, y a Almodóvar le encanta llevarnos al pasado de sus personajes, ahí donde se esconde la llave que nos revela el presente. De este modo logra que esas mujeres  en coma, aún sin hablar, les digan mucho a estos hombres… Y así la contradicción de las bailarinas que la vida dejó inertes se desvanece porque a pesar de eso, danzan en la vida de los que las rodean.

Pero lo más increíble, como siempre, es el manejo que Almodóvar  hace de y con nosotros los espectadores, traduciendo una violación a un homenaje al cine mudo y a las hipnóticas lámparas de lava.

Sin lugar a duda Benigno es el gran personaje de esta historia. Podemos llegar a lo más profundo de él, entenderlo, compadecernos, y a pesar de todo seguir pensando “es un buen tipo…”, “pobre tipo”. Claramente la interpretación que brinda Javier Cámara contribuye y ayuda alograr ese efecto. En ningún momento dudamos del amor que Benigno siente por Alicia, pero cabe preguntarnos que tal vez si alguien lo hubiese escuchado, si alguien hubiese hablado con él su destino hubiera sido diferente…

Por Julieta Lupiano

*Algo que amamos todos los seguidores de Almodóvar son sus números musicales, porque además de ser una pausa necesaria en sus relatos, son momentos fuertes y reveladores. Escenas pregnantes con canciones poderosas que se graban en la memoria. En este caso es Caetano Veloso quien nos obnubila, con cameos que tal vez haya que interpretar, pero aún no lo he hecho, la belleza de la secuencia me lo impide. Pueden verla aquí:

Crítica de la película
Fecha
Película
Hable con ella (2002)
Puntaje
41star1star1star1stargray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Julieta Lupiano

Julieta Lupiano

Diseñadora de Imagen y Sonido (UBA). Colaboradora en la sección ESTRENOS.