Crítica Hollywood Series

Reseña de la temporada 1 de Luke Cage

Javier Califano
Escrito por Javier Califano

 

Luego de presentar a Daredevil y Jessica Jones, dos personajes provenientes de las viñetas  de Marvel  Comics en la pantalla de Netflix, llego el  momento para que Luke Cage extienda hacia el Harlem el  mapa de vigilantes urbanos de New York. Mientras los Avengers enfrentan amenazas extradimensionales que se las toman contra el planeta, estos (anti)héroes intervienen en situaciones más ásperas y  terrenales como la corrupción o el crimen organizado.

Luke Cage es una coproducción de Marvel Studios y Netflix que combina el mundo de los superhéroes y  un tributo a la cultura afroamericana  desde una narrativa desbordada de intenciones por promulgar un recorte pseudo-realista a modo de crítica social. Durante la primera etapa de esta temporada inicial se exhibe la intención por despegarse -con aciertos y errores – de ciertos  lugares comunes  en los clásicos tropos del genero de superhéroes, evitando hacer del Harlem el escenario de una contienda entre héroes y villanos.

La serie está inspirada  en las viñetas del comic Luke Cage, Hero for Hire #1 (1972), creado por escritor Archie Goodwin y el artista John Romita Sr. Aquel resulto un comic elaborado en consonancia al paradigma Blaxploitation  en la cultura pop de la década del setenta.

Como todo personaje Marvelita, Luke Cage obtuvo sus poderes mediante un  fallido experimento científico. Encarcelado por un crimen que no cometió, Carl Lucas recibe la tentadora oferta de contar con una libertad condicional a cambio de someterse como sujeto de pruebas de un laboratorio científico que funcionaba en secreto dentro en las instalaciones de la prisión. Aquellos estudios investigaban la regeneración celular para el aumento de capacidades en los soldados, pero el experimento fue saboteado causando la total destrucción del laboratorio. No obstante,  el accidente le otorgaría a Carl Lucas fuerza sobrehumana e invulnerabilidad, todo lo necesario para facilitar su escape desde las ruinas del pabellón. Una vez en libertad y contando con asombrosos poderes, Carl Lucas se daría a conocer al mundo  como Luke Cage.

Si bien la serie adapta los orígenes del personaje a una impronta más dramática, lo cierto es que Luke Cage será un hombre en conflicto con sus capacidades extraordinarias. Se trata de un taciturno personaje que vive al día y mantiene  dos empleos para poder pagar el alquiler, a diferencia de muchos superhéroes que cuentan con una doble identidad y  amplio patrimonio. Claro que al momento que los conflictos entre  las bandas criminales del Harlem alcancen un punto de extrema violencia, Luke Cage dejará de vivir en el anonimato erigiéndose como un gladiador de barrio. Un (anti)héroe que encuentra su fortaleza en la unión de los ciudadanos de Harlem resistiendo a los turbios negociados de la  política y el  crimen organizado.

Es necesario destacar  la correcta utilización de la música -blues, rap, hip-hop, jazz y soul-  dispuesta de modo  diegético y no diegético,  resultando un elemento preponderante  que se hace omnipresente y parte esencial del distintivo pulso narrativo de la serie.

El peso del protagónico de Luke Cage recae en Mike Colter, fornido actor que consigue  plasmar  la dicotomía de un hombre que, por casualidad o destino, se encuentra en  conflicto con sus habilidades sobrehumanas, develando sus dudas, temores y remordimientos implícitos en contraste con una enorme nobleza de espíritu.

Un héroe se define por los villanos que enfrenta: es el caso de Cornell Stokes/Cotton Mouth, un jefe del crimen organizado de Harlem, alimentado por la frustración y el resentimiento en una  muy interesante labor de Mahershala Ali (House of cards), quien concede al personaje  una inmensa angustia  manifiesta. CottonMouth no tiene la amenazante presencia de Wilson Fisk (Vincent D’Onofrio) en Daredevil,  pero es un competente adversario que realmente puede hacer frente a un todopoderoso como Luke Cage.

Otro de los interesantes personajes que se dan cita en oposición al protagonista es Mariah Stokes (Alfre Woodard) una corrupta figura política del Harlem que desmorona  los cimientos de su cordura ante la contienda territorial de dos machos alfa como Luke Cage y su primo Cornell Stokes/Cotton Mouth. Claro que los villanos siempre fueron secundados por un hampón de ocasión, en esta oportunidad  Theo Rossi (Sons of Anarchy) interpreta a Shades, un criminal de actitud fría y analítica que opera en nombre de Diamondback, alguien que moverá las piezas de forma discreta hasta darse a conocer en la –desafortunada- progresión de la serie.

14556024_10210791697532362_182040113_n

Entre los aliados de Luke Cage se encuentra Misty Knight (Simone Missick), una versión reformulada a modo de una  detective de turno con algunos cambios respecto al mundo del comics.  En tanto, Rosario Dawson  interpreta una vez más a la enfermera  Claire Temple,  grato personaje con la  profundidad y sensibilidad necesaria para acompañar y socorrer a los (anti) héroes de Marvel/Netflix.

Como producto, Luke Cage lamentablemente prescinde de su premisa inicial que insinuaba una suerte de crítica  social de una Norteamérica en crisis. La serie contaba la inmensa oportunidad de ofrecer una lectura diferente de aquello que representa ser un héroe y sobre todo, un héroe negro, que correspondiese como el catalizador de toda una comunidad.

En su desarrollo como personaje Luke Cage pone musculo y sentimiento para ser la inspiración de un barrio como el héroe que la buena  gente de Harlem necesita, en ocasiones pega y en otras pronuncia un cálido discurso que celebra la cultura negra estadounidense. En esta instancia se hacen evidentes algunos  diálogos reiterativos que dan cita a los grandes hombres y referentes afroamericanos  de la comunidad y la historia  caso de  Malcolm X, Martin Luther King o escritores como Donald Goines y Walter Mosley,  algo que detona un encapsulando discurso de forzada solemnidad atentando contra  la fluidez  de la trama.

Es necesario advertir que, luego del séptimo episodio de su primera temporada, Luke Cage carece de la chispa y originalidad que ofreció hasta entonces, en tanto el contexto que en principio fue una de las virtudes de la serie se torna  confuso e inconsistente hacia el  final reflejando el agotamiento de sus personajes incapaces de sostener su dinámica en situaciones redundantes.

Como conclusión, tanto en Luke Cage como en la segunda temporada de Daredevil y en Jessica Jones, se hacen evidentes serios  contratiempos narrativos que ponen de manifiesto la necesidad de Marvel Studios y Netflix por replantear la extensión de trece episodios en sus producciones.

Por Javier Califano

La primera temporada de Luke Cage cuenta con 13 episodios, de aproximadamente 50 minutos cada uno. Se puede ver vía Netflix.

Crítica de la película
Fecha
Película
Luke Cage (2016)
Puntaje
31star1star1stargraygray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Javier Califano

Javier Califano

Colaborador de las secciones Cine & Series. Cronista cinematográfico, Redactor, Dibujante y Diseñador. Ocasionalmente “Héroe de Alquiler”. Su blog es: http://tintachinaceluloide.wordpress.com/