Crítica Estrenos Hollywood

Crítica: The Post: Los Oscuros Secretos del Pentágono (2017) Dir. Steven Spielberg

Ficha técnica de la película: Título original: The Post.  Dirección: Steven Spielberg. Guión: Liz Hannah y Josh Singer. Elenco: Meryl Streep, Tom Hanks, Sarah Paulson, Bob Odenkirk, Tracy Letts, Bradley Whitford, Bruce Greenwood, Matthew Rhys. Fotografía: Janusz Kamiński. Música: John Williams. País: Estados Unidos. Distribuidora: UIP. Duración: 116 minutos. Estreno en cines de Argentina: 1/02/2018.

Oda al periodismo

Con una trayectoria inoxidable y casi 40 películas en su haber, fácilmente se puede decir que Steven Spielberg tiene dos fijaciones principales: entretener y contar historias. Es admirable ver como hasta la actualidad, cada proyecto suyo reúne la misma pasión e interés genuino alternando dramas complejos que homenajean y reinterpretan sucesos históricos como La Lista de Schindler (1993) o Rescatando al soldado Ryan (1998), para luego cambiar el chip solemne y ser la mente maestra detrás de sagas como Indiana Jones o Jurassic Park, como máximos exponentes del cine de aventuras más reciente. Está de más decir que su filmografía es la perfecta combinación del éxito con el público y la crítica especializada, algo tan difícil como efímero en la industria, y que sin embargo parece lograr sin proponérselo.

Como todo buen creativo, Spielberg cuenta siempre lo que le interesaría ver a él y no es para menos que en tiempos tan convulsionados políticamente en Estados Unidos, decida pronunciarse de alguna manera frente a los desmanes de un presidente con el que está abiertamente en desacuerdo. Es así que si en Puente de espías (2015) el revisionismo histórico estaba situado en la guerra fría y la caza de comunistas, en The Post se atreve a retratar la icónica filtración de documentos clasificados sobre la participación estadounidense en la Guerra de Vietnam y el papel clave de los medios de comunicación durante la presidencia de Richard Nixon. Paralelismos con los centenares de filtraciones que se vienen dando en la actualidad al margen.

El guión de Liz Hannah y Josh Singer (autor del libreto de Spotlight, otro film sobre el poder del periodismo a la hora de revelar secretos) sitúa al film en 1966, en plena invasión en Vietnam. Allí es donde Daniel Ellsberg (Matthew Rhys), un asesor al servicio del departamento de estado, comienza a cuestionar la forma en la que su gobierno está llevando a cabo un conflicto bélico en el que llevan todas las de perder. Esto no es solamente una suposición suya, sino que forma parte de un estudio secreto realizado a lo largo de varias presidencias por el secretario de defensa Robert McNamara (Bruce Greenwood hace una interpretación idéntica), en el cual deja explicado por escrito – entre muchas otras cosas igual de condenables – que el ejército sabía muy bien que se enfrentaban a una guerra en la que no tenían posibilidades. Eventualmente Ellsberg copia esos documentos y cinco años más tarde, ya trabajando en el ámbito privado, logra filtrarlos al diario New York Times con la esperanza de que se sepa la verdad.

Pero esta no es la historia de cómo el New York Times consiguió ser el único medio con la primicia de más de veinte años de actividades estadounidenses clandestinas en el sudeste asiático. O al menos no precisamente. Esta es la historia del Washington Post – un periódico local en esa época y con mucho menos prestigio que el Times – y de su dueña Kay Graham (Meryl Streep en uno de sus mejores papeles de los últimos años), una mujer sin tradición en el mundo periodístico más que haber heredado de su padre y de su marido las riendas del diario. Con poco público y problemas económicos, Graham se ve obligada a tener que estatizar su pequeño medio para salvar los puestos de trabajo, al mismo tiempo que intenta mantener el control de la empresa y de satisfacer a la conservadora mesa directiva que duda de ella – no solamente por su evidente indecisión al mando o simplemente por ser mujer en la década del 70’, sino también por el jefe de redacción que ella contrató, Ben Bradlee (Tom Hanks siempre multifacético), un hombre más concentrado en la veracidad periodística que en complacer a los inversores políticos.

No obstante, el panorama cambia cuando los dichosos papeles clasificados del pentágono caen también en las manos de uno de los periodistas insignia del Post, Ben Bagdikian (un Bob Odenkirk que cuesta desprenderlo de Saul Goodman), a la vez que el gobierno de Nixon impide judicialmente que el New York Times siga publicando esos documentos y así evitar un desastre institucional aún mayor. Desde ese momento el dilema moral de publicar o no la información confidencial recae en la misma Kay Graham, teniendo por un lado la convicción de defender la integridad del diario y la libertad de prensa, y por el otro, el riesgo de enfrentar una condena por traición al hacer públicos expedientes considerados como secreto de estado.

La historia detrás de la publicación de estos documentos comprometedores – por más atrapante que resulte – casi siempre queda en segundo plano cuando lo más interesante radica en la forma que Spielberg tiene para contarlo. Y es allí donde The Post se destaca y trasciende el hecho histórico en sí.

Desde la manera en la que se señala un contraste entre el universo empresarial y de relaciones públicas del personaje de Meryl Streep y el universo periodístico y por demás masculino del Ben Bradlee de Tom Hanks, denotando sus roles opuestos en el funcionamiento del diario, hasta la manera en la que el mítico director prefiere filmarla desde arriba en determinados momentos, insinuando el peso y las implicancias de sus decisiones. Algo que sumado a la sensibilidad de Meryl Sreep, es capaz de generar admiración en un personaje tan débil y manipulable como el de Katherine Graham.

Simbolismos de este tipo se ven también en la manera en que se representa a Daniel Ellsberg, el conspirador encargado de brindar la información confidencial a los medios, rodeado de oscuridad e iluminado con luz fría, como si fuera parte de un interrogatorio. Incluso se relaciona puntualmente cada una de sus apariciones con el chapoteo de un charco, como una reminiscencia de su pasado en Vietnam.

Más allá de la rigurosidad histórica y la condición de documento histórico que pueda tener la película, Spielberg hace lo que mejor sabe a la hora de lograr una impronta de dramatismo cinematográfico capaz de convertir el simple hecho de fotocopiar estos expedientes clasificados en una hazaña teñida por la paranoia del espionaje. La vorágine de la redacción del diario y la tensión del equipo de periodistas se perciben de forma sublime, tan solo escuchando el concierto de máquinas de escribir y teléfonos que no paran de sonar de fondo. Sin embargo, a pesar de los planos estilizados y las excelentes interpretaciones, nada quita la sensación de que la historia sigue una línea bastante predecible dentro de la necesidad hollywoodense de pregonar el ejemplo de vida norteamericano.

Es indudable que el golpe de efecto que genera es inspirador, pero también termina perdiendo la sutileza al convertir cada escena, por más mínima que sea, en una excusa más para engrandecer el grado de heroísmo de los protagonistas. Lo que por otro lado hace que la evidente reivindicación de la libertad de prensa quede muchas veces al límite de la lección de moralina y el patriotismo superfluo que sitúa a la bandera estadounidense ondeando en lo alto de algún edificio, superpuesta con la banda de sonido grandilocuente de John Williams. Un enfoque más cercano al de Múnich (2005), en donde Spielberg hacía gran hincapié en la narrativa a través del silencio y el sonido ambiente, hubiera diluido ese dejo nacionalista y habría aportado mayor realismo y naturalidad al argumento.

Ahora bien, si a lo largo del film se pueden escuchar frases como: “La prensa sirve a los gobernados, no a los gobernantes” o “La única manera de proteger nuestro derecho a publicar, es publicando”, fácilmente estas máximas idealistas son las que emparentan la figura histórica de Richard Nixon con la sombra contemporánea de Donald Trump. Dejando en claro que la principal motivación Hollywood es actualmente realizar manifiestos políticos hasta el fin del mandato republicano.

Probablemente el apuro de Spielberg en producir The Post (el director rodó la película en tan solo 9 meses y dejó en stand by otros proyectos para poder estrenarla en 2017) sea visto como un intento claro de convertir el film en un comentario directo a la actualidad política de los Estados Unidos, a través de un contexto histórico que carga visiblemente con varias similitudes en cuanto a la problemática relación del gobierno estadounidense con los medios de comunicación. De todas formas, es interesante imaginar cómo se recordará el film dentro de diez años, acaso con la presidencia de Donald Trump como una mera nota al pie en la historia norteamericana. El desafío por mantener una prensa libre es ciertamente independiente de cualquier gobierno de turno, así que hay pocas razones para creer que eso cambie a corto plazo.

Por Nicolás Feldmann Cambours

Crítica de la película
Fecha
Película
The Post: Los Oscuros Secretos del Pentágono (2017)
Puntaje
41star1star1star1stargray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Nicolás Feldmann Cambours

Nicolás Feldmann Cambours

Es locutor nacional recibido en COSAL y periodista de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Creyente de Los Expedientes X y ferviente seguidor de Martin Scorsese y Terry Gilliam.