Cine Crítica Estrenos

Crítica: Kong: La isla calavera (2017) Dir. Jordan Vogt-Roberts

Alan Schenone
Escrito por Alan Schenone

Título original: Kong: Skull Island Año: 2017 Duración: 120 min. País:Estados Unidos  Director: Jordan Vogt-Roberts Guion: Dan Gilroy, Max Borenstein (Remake: Merian C. Cooper, Edgar Wallace) Música: Henry Jackman Fotografía: Larry Fong Reparto: Tom Hiddleston, Brie Larson, Samuel L. Jackson, John Goodman, John C. Reilly, Toby Kebbell, Thomas Mann, Corey Hawkins, Jason Mitchell, Shea Whigham, John Ortiz, Eugene Cordero Distribuidora: Warner Bros. Fecha de estreno: 9 de marzo de 2017

Un regreso con gusto a poco

Un grupo se reúne para explorar una isla del Pacífico que, a lo largo del tiempo, trae más interrogantes que respuestas. En su aventura, este equipo encabezado por el ex militar James Conrad (Tom Hiddleston), la fotógrafa Mason Weaver (Brie Larson), y el jefe militar Preston Packard (Samuel L. Jackson) llegará a la Isla Calavera para conocer a Kong y toda la historia que lo rodea.

En Kong: La isla calavera (2017), la historia original de la película del año 1933 cambia adaptándose a un relato más realista y coherente a este tiempo. En esta ocasión, el simio gigante dejó de ser preso del amor-relación que tenía hacia la protagonista para defender con uñas y dientes a la isla en la que es voz y voto. Ese perfil, más básico e ingenuo en cuanto a la destrucción simplemente por venganza quedó para el pensamiento de otras épocas: ahora Kong es inteligente y consciente de sus actos y consecuencias.

Un punto alto de la película de Jordan Vogt-Roberts fue la decisión de tomar a Kong como el centro y a través de quien se maneja toda la acción. Desde un primer momento se nos muestra al monstruo en pantalla y se plantean las reglas con él y la película. Todo gira a su alrededor y desde él se desarrolla la historia.

Kong: La isla Calavera cuenta con buenos efectos especiales y una gran ambientación relacionada a la época de los ’70, con una gran similitud a Apocalypse Now (1979)  en cuanto a su estética.
En la parte sonora, Kong hace uso y abuso de la música para recorrer distintas escenas. En su utilización reiterativa al usar temas demasiado conocidos y comerciales -tomando artísticas como David Bowie, Led Zeppelin– se manifiesta una saturación que entorpece y molesta el desarrollo natural de las escenas.

En lo actoral, Kong: La isla calavera descuida a cada uno de sus personajes. Tom Hidleston brilla por su ausencia como protagonista, a su vez, el papel de Brie Larson fue introducido a la fuerza. Por otro lado, Samuel Jackson como el militar a cargo de la expedición deja mucho que desear y resulta poco creíble. Los personajes humanos en Kong dejan en manifiesto que mucho no importan sus reflexiones y pensamientos, ya que es muy vago el campo en el cual se desarrollan sus personalidades y conflictos.

El problema se halla en que se busca crear una reflexión de cómo afecta la guerra a los soldados y ex-combatientes, aunque la película no tome los recados suficientes para crear una respuesta más profunda y menos superficial. Entre todo el cast, el mejor personaje es el de John C. Reilly; divertido, irónico, con grandes diálogos y participaciones.

El guión de Kong no rescata ni explota a estos personajes. Simplemente, se basa en exponer su capa más superficial y servicial para cumplir de manera escueta al desarrollo de la película, tomando al gigante como único foco relevante e importante.

Finalmente, Kong es una buena idea sobre como adaptar un clásico a una nueva época, pero que se limitó a explotarlo solamente desde lo visual, dejando lo narrativo para un segundo o tercer plano.

Por Alan Schenone

Crítica de la película
Fecha
Película
Kong: La isla calavera (2017)
Puntaje
31star1star1stargraygray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Alan Schenone

Alan Schenone

Periodista. Egresado de DeporTEA. Estudió la Licenciatura en Letras en la Universidad del Salvador. Experiencia en TV y en coberturas de eventos culturales.