Cine Crítica Estrenos Hollywood

Crítica: El Descubrimiento (2017) Dir. Charlie McDowell

Pablo Sebastián Pons

Ficha técnica de la película | Título original: The Discovery. Director: Charlie McDowell. Guión: Justin Lader y Charlie McDowell. Intérpretes: Jason Segel, Robert Redford, Mary Steenburgen, Brian McCarthy, Rooney Mara, Jesse Plemons, Ron Canada. Duración: 110 minutos. Origen: Estados Unidos. Disponible en Netflix: 31 de marzo de 2017.

ETERNO RETORNO DE UNA MENTE SIN RECUERDOS

A mitad de camino entre un gran presupuesto y el cine de autor se ubican generalmente las producciones de Netflix, y es difícil calificar de producción independiente a una obra que responde a ciertas expectativas ajenas al proceso creativo. Cuando el modelo de la empresa de Reed Hastings y Marc Randolph basa su éxito en la variedad de la oferta es que la libertad creativa o el cine de autor toma un valor determinante en la era del on demand. Si bien El Descubrimiento no es cine experimental perse, si se puede encuadrar dentro de aquellas obras que revisten cierta complejidad en su propuesta a diferencia del bolo predigerido que, hace rato, es la mayor parte del mainstream hollywoodense.

El Descubrimiento comienza con la introducción del doctor Thomas Harbor en una entrevista en la que explica, brevemente, como llegó al descubrimiento irrefutable de que hay vida después de la muerte. Este hecho no solo trae implicancias éticas sino espirituales ya que la gente comienza a suicidarse en masa en busca del viaje “al mas allá”. Y si bien la película subyace tímidamente el tema ético en este tipo de cuestiones, se concentra en las relaciones que trascienden inevitablemente las nociones inconmensurables y nunca del todo comprendidas del tiempo y el espacio en todas sus variantes.

Will Harbor (Jason Segel) conoce a Isla (Rooney Mara) en un ferri de camino a visitar a su padre Thomas. Él es un neurologo escéptico del trabajo de su padre y ella es una mujer cuyas reales intenciones se irán develando a medida que se desarrolle la película.

Melancólica en esencia, El Descubrimiento es lejana, fría, trágica, con un aire indie que sobrevuela en los colores, la dialéctica reflexiva de la vida y en ese derrotero inevitable que es el posmodernismo que advierte que – a diferencia de Iñarritu, que piensa esto de las personas – el futuro es una mierda. No por los avances tecnologicos en sí, sino por cómo se relacionará el ser humano con estos y qué uso hará de los mismos.

Si bien hay una fuerte reminiscencia a Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos (2004) en el concepto de la tecnología no al servicio de la calidad de vida sino del espíritu, la obra de Gondry era una viaje onírico con una sensibilidad – irónicamente- más palpable y empática, mientras que El Descubrimiento tiene lazos más identificables con Manchester Junto al Mar (2016) en pequeñas simbologías: el mar como la vastedad (metáfora de la pequeñez del humano), la comunidad con lo pasivo agresivo que es el juicio del otro y el devastador mensaje de que las tragedias nunca se procesan, solo se soportan.

por Pablo S. Pons

Crítica de la película
Fecha
Película
El Descubrimiento (2017) Dir. Charlie McDowell
Puntaje
31star1star1stargraygray



¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Pablo Sebastián Pons

Pablo Sebastián Pons

Periodista. Colaborador en las secciones Crítica de Cine y Crítica de Series