Cine Crítica

Crítica: Capitán America y el soldado de invierno (2014)

Proyector Fantasma
Escrito por Proyector Fantasma

FICHA TÉCNICA DE LA PELÍCULA: Título original: Captain America: The Winter Soldier Origen: EE.UU Dirección: Anthony Russo, Joe Russo Intérpretes: Chris Evans, Scarlett Johansson, Samuel L. Jackson, Robert Redford, Toby Jones, Cobie Smulders, Emily VanCamp, Anthony Mackie Duración: 128 minutos Año: 2014 Estreno en Buenos Aires: 17/03/2014

Un moderno Capitán América

Dejando atrás la simple fachada de barras y estrellas, se nos presenta un Capitán América moderno que se enfrenta con su pasado, envuelto en la incertidumbre de no poder confiar ni en la propia agencia con la que colabora y toma la decisión de actuar por su cuenta.
En pleno dilema, el Steve Rogers de Chris Evans entiende al fin los cambios que sufrió el mundo y que su patria no es de valores perfectos como creía, lo que saca al personaje de las casillas de un héroe tan yanqui, suma un plus la lista donde anota todo lo que se perdió en los años que estuvo congelado, hay listas para distintas zonas geográficas del mundo, el personaje ve más allá de su país, resultando más atractivo para un público global. Aunque esto es sólo un detalle al lado del descubrimiento de un mal mundial, que une pasado y presente del protagonista y traspasa las fronteras. El Cap cierra conceptos como su prejuiciosa sospecha ante S.H.I.E.L.D. en films anteriores, que ahora se vuelve algo concreto. Las ideas de libertad de la agencia que nunca lo convencieron, aquí se desarrollan más allá de puntos de vista, vemos una organización dispuesta a un control total por medio de la vigilancia invasiva y el miedo.
Se introduce a El Soldado de Invierno (Sebastian Stan), un soldado soviético usado por las manos del mal durante décadas, que resulta ser un fantasma del pasado del Capitán, una de más shockeantes conexiones que debe enfrentar, uno de los retos más difíciles a superar, no sólo tiene que ir contra aquello en lo que cree sino que también contra aquello que quiso y quiere. El antagonista no participa tanto como otros villanos en la compañía, pero logra tener más peso, otorgando grandes momentos de lucha y drama, a veces ambas al mismo tiempo, el mal se completa con una inmensa red develada que opera desde hace décadas. Todo ello es el potencial del film, desafíos múltiples, independientes y conectados a la vez, lo atractivo de la evolución del personaje y la idea de un superhéroe humanizado sin perder sus facultades, un logro considerando el mal resultado que tuvo el proceso de humanización de Iron Man 3.

No hay abuso de efectos especiales, y escenas muy bien coreografiadas dan aún más realismo, hay referencias al universo Marvel, el clásico cameo de Stan Lee y hasta un fantástico guiño a Pulp Fiction y el personaje de Samuel L. Jackson.
Esta entrega profundiza en una seriedad que desplaza al humor, se crea un clima desde el estado de paranoia y un guión que casi no tiene flaquezas y trabaja el lado humano de los personajes. Como Black Widow (Scarlett Johansson) con un desarrollo mucho más complejo, más personalidad y facetas de la asesina perfectamente entrenada de la que nada se sabía de su pasado. Nick Fury (Samuel L. Jackson) es llevado a otro nivel, es expuesto, tiene aciertos y errores, es llevado a la acción y muestra una empatía con el Capitán, ambos sufrieron el mismo dolor y perdida de todo aquello en lo que alguna vez creyeron. Y por último se presenta a Falcon (Anthony Mackie) quien siendo un soldado común con una gran destreza en su especialidad, llega a dar clase de cómo debe ser un acompañante del héroe de la película (seguí anotando Iron Man). Todos forman parte de un equipo necesario que equilibra la balanza y abren los ojos del héroe y su moralidad, que a pesar de la transformación del personaje, sigue teniendo su origen en el comic de los 40s, esa esencia incorruptible está presente, pero es encausada en el conflicto y la tensión constante, usada como trama consistente, que sumado a las conspiraciones saca del género a la película, lo amplía, lleva los límites a tierras de acción con sus tintes del thriller.
Chris Evans acompañó el desarrollo de la película haciendo a su personaje con una interpretación y madurez sumamente logradas. Se da un paso adelante y la película se arriesga más a la violencia, oscuridad y seriedad, ojalá sea algo que llegó para quedarse.
Supera ampliamente a su predecesora, es lo mejor de esta fase y de todo lo que ha hecho la compañía hasta ahora, altera la única visión que había hasta hoy, logró dar algo real: personajes ambiguos y un héroe que más allá del traje, es un buen hombre. En la actualidad nada es blanco o negro, no todos los villanos son émulos nazis ni los héroes son súper soldados perfectos, todo es ambiguo, las líneas que dividen no siempre son claras, hay sacrificios de todo tipo y el film se encarga de darnos un mundo creíble, realista, identificable. Se nos muestra el mundo tal como es y no como nos gustaría que fuera.
Las escenas post-créditos nos presentan dos personajes que estarán en el cierre de esta fase dos y un detalle que nos da pistas de adonde va todo este universo y de qué tratará la fase tres. Otra escena, nos muestra al Soldado de Invierno reconectándose con su pasado, los entendidos sabrán por esto qué rumbo puede tomar el destino del Capitán América.

Por Christian Manmana

 




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Proyector Fantasma

Proyector Fantasma

Desde junio de 2013 hablamos de noticias, ciclos, coberturas de eventos, críticas, estrenos de CINE, TV y más.