Bafici Cine Independiente Crítica

BAFICI 2017: reseñas de Porto, Killing Ground y My entire high school

Marianela Santillan

Porto

Dirección: Gabe Klinger Sección: Competencia Internacional

La bella y seductora Mati (Lucie Lucas) llega a Oporto por trabajo; por cuestiones del destino se topa con Jake (Anton Yelchin), otro ajeno a la cuidad portuguesa. Luego de un breve pero intenso encuentro romántico -sí, como ocurre al inicio de la trilogía de Linklater-, ambos recuerden y reviven esa noche y la sensación de química instantánea que generaron. Jake se obsesiona con Mati, y con la idea de una relación junto a ella, quien realmente tiene otros asuntos y personas en mente.

Porto, el primer film de ficción de Gabe Klinger, relata en clave melancólica un pasado amoroso imperfecto pero anhelado, en oposición a un presente rutinario y decadente, ya que esa singular experiencia nocturna, marcó de manera profunda a ambos protagonistas.  

Narrada y presentada de manera atemporal, la película va del pasado al futuro para luego regresar al pasado, al presente y en última instancia, al momento inicial del romance. A través de esa estructura, Porto retrata -mediante un excelente manejo estético y fotográfico- la miseria y soledad que Mati y Jake padecen a la vez que traen a su día a día, recuerdos de ese otro, que aunque fuera fugazmente, brindó un destello de amor y confort.

Killing Ground

Dirección: Damien Power Sección: Competencia Internacional

A veces el BAFICI sorprende y permite conocer obras que en otras circunstancias no veríamos, y otras veces exhibe películas con fórmulas que vimos mil veces. Lamentablemente Killing Ground pertenece a este segundo grupo de films.

El relato central probablemente sea uno que todos hemos visto al menos en una ocasión: en un espacio de camping, una pareja decide comenzar un nuevo año rodeándose de naturaleza. Sin embargo el festejo se ve opacado cuando encuentran a un pequeño niño vagando por el bosque. Previamente el film nos presentaba a una familia con dos hijos, uno de los cuales era el niño en cuestión, quienes se disponían a visitar una cascada.

Killing Ground parte de un relato no lineal, que va y viene entre presente y pasado, para explicar que pasó con ese niño abandonado, donde están sus padres, y quien o quienes son responsables por los trágicos sucesos que allí tienen lugar. Desde los aspectos técnicos, el film es correcto, al igual que en lo referido a las interpretaciones actorales. Sin embargo, el guión cae en una serie de lugares comunes, dentro de una historia más común aún, y no presenta ni siquiera un mínimo intento innovar en el género -más allá del manejo temporal-.

 

My entire high school sinking into the sea 

Dirección: Dash Shaw Sección: Competencia Internacional

My entire high school sinking into the sea presenta una aventura fresca e insólita sobre una escuela que, tal como expresa el título, comienza a hundirse en el mar a causa de fallas en los cimientos de su construcción.

Previamente conocemos a tres amigos (¿los típicos «nerds»?) quienes, excluídos del mundo de la popularidad escolar, son responsables por la edición y publicación del periódico del colegio. Sin embargo, los problemas entre los amigos comienzan por diferencias de criterios en cuanto al abordaje periodístico, y luego por cuestiones sentimentales. 

Si bien la propuesta resulta interesante, el desarrollo narrativo del film se torna extenso, repetitivo, y repleto de lugares comunes en torno a la amistad sobre todo ante la adversidad y a la sensación de pertenencia o de exclusión social en el período puberal adolescente. Más allá de eso, el film es visualmente impecable, innovador y fresco.

Por Marianela Santillán




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Marianela Santillan

Marianela Santillan

Lic. en Psicología (UBA) -Psicóloga online-, con formación en Artes Audiovisuales (IUNA). Docente. Editora y redactora responsable de la sección CINE en Proyector Fantasma.