Cine Asiático Eventos Festivales

30° MDQ FEST: Conferencia de Johnnie To

En el marco del 30° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el  director hongkonés viajó a nuestro país a  presentar Office, su más reciente film. Además participó del ciclo abierto Charlas con Maestros, en el que estuvimos presentes.

A continuación una pequeña crónica sobre tal evento:

Antes de comenzar y reiteradas veces a lo largo de la conferencia, Johnnie To agradeció la presencia del público y la calidez con la que fue recibido, además de mostrarse algo sorprendido por la gente que le pidió sacarse fotos con él por la calle.

La charla contó con traducción del chino al castellano y  fue coordinada por Marcelo Alderete, quien comenzó por preguntarle a To sobre sus primeras experiencias en el cine, a lo que Johnnie contestó que cuando hizo su opera prima Die xue huang pu tan  (1978), no se sentía aún como un verdadero director de cine. El había comenzado trabajando en telenovelas, y fue allí a donde regresó en su pausa de casi seis años hasta animarse al cine nuevamente con la realización de Seven Years Itch  (1987).

johnnie-to-655

Comentó que en su país, Hong Kong, el cine comercial tiene una gran presencia, y el comenzó trabajando en los grandes estudios de CinemaCity.

Ya con algo más de 30 años de edad, cerca de 1993, comenzó a sentir que su cine era demasiado comercial y empezó a preguntarse si era así como debía seguir su carrera, toda su trayectoria. Entonces decidió crear Milkyway Image, su propia productora, con la cual se propuso hacer algo propio, algo original. Esta empresa, cumplirá 20 años el año próximo.

Alderete prosiguió a preguntarle por sus influencias cinematográficas, pregunta que fue retomada reiteradas veces por el público a veces con referencias claras como Melville y Leone, o la screwball comedy de los años ‘30. Ante estas referencias, To parecía no recordar nombres exactos, e incluso dijo que no vio las comedias de los ‘30s porque no estaba vivo en esa época. Luego el realizador afirmó que Hong Kong está lleno de cineastas capaces pero aún así no dio ningún nombre en particular, aunque sí mencionó su gusto por el cine del japones Akira Kurosawa. Admitió a su vez desconocer bastante el cine argentino, aunque recordaba que una película había sido premiada en Berlín cuando el pasó por allí.

Luego se abrió el micrófono al público, entre ellos se encontraba Marco Muller -quien incluso se tomo la libertad de traducir para él algunas preguntas- y el propio director del festival José Martinez Suarez.

La primera pregunta del público fue sobre el uso del 3D en el film a estrenarse en el festival, Office, a lo cual To contestó con honestidad que si bien el 3D no es absolutamente necesario en su última película, le pareció una buena práctica para el futuro. Sobre este film su director también dijo que no tiene muy claro a qué género pertenece, y que fue mutando durante el rodaje: por ejemplo, al principio no iba a haber tantos bailes. Agrego también que vuelve a la cuestión del mercado cambiario porque ha perdido mucho dinero en algunas crisis, y le interesa especialmente la ambición que existe en esos ambientes.

563d00261e830_380x253

Sobre su alternancia entre los géneros mencionó que se deja inspirar y llevar por el momento, citando a su socio Wai Ka Fai, quien afirma que lo más importante es la realización, fuente de los recursos que surgen para contar la historia. De hecho, remarcó varias veces que filma sin guion, sin storyboard y sin cronograma. Sin embargo, al empezar a filmar tiene una imagen de lo que sera la película. Cuando le preguntan cómo van a terminar sus films suele contestar “lo sabré cuando llegue al final”.

De todas formas, aunque trabaje sin guion, si investigo mucho acerca del mundo de la mafia para su trilogía Election, aunque la fuente mas importante fue el ambiente en el que creció.

Pero cuando se le preguntó por su participación en el montaje y sobre cómo organizar un set sin un guión, dijo que se involucra en todas las áreas (lo cual le resulta un poco injusto, cuestión en la que no ahondó) y que ni siquiera siente la necesidad de apurar, por ejemplo, a un DF, pues en todo caso se pone el a hacer esa tarea. De hecho sus tiempos de rodaje son muy variables: el más rápido lo completó en un mes, el más lento en 3 años. To admite que esto no es, probablemente, lo ideal, y quizás lo único a lo que le teme es a su propia falta de limites.

Sobre que considera a la hora de filmar una escena de acción su respuesta fue corta y concreta: el tiempo y la dimensión. 

Los seguidores de su filmografía también tenían preguntas especificas sobre ella: aunque a To no le guste tener que elegir, si se lo obliga a hacerlo su film propio preferido es Throw Down (2004). Quien le pidió al director que contara sobre el plano secuencia inicial de Breaking News (2004) logro sacarle una sonrisa, a lo cual dijo que “es muy travieso” y que en ese caso también fue la película la que tomo el control de la situación. Inicialmente, esa secuencia iba a durar 1 minuto, pero se fue extendiendo y extendiendo, por lo que requirió de 3 días de ensayos.

Sobre la relación con los actores, muchos de ellos recurrentes, To dijo que prefiere mantener un mismo elenco para no tener que reeducar a los actores y regenerar los vínculos, y que siente que se entiende particularmente bien con Anthony Wong, si bien Andy Wang es excelente, también.

Otra pregunta reiterada fue si alguna vez se vio tentado por Hollywood, a lo cual contestó que desde los ‘90s fue invitado pero nunca se vio verdaderamente atraído por un guion que le ofrecieran filmar allí. To a su vez reconoció que las nuevas tecnologías (Video On Demand, por ejemplo) lo obligan un poco a hacer cine de otra forma, aunque el desearía no tener que cambiar: “todavía no encontré una solución”, dice.

Buscando una explicación a una marca autoral se le preguntó por qué filma a la gente comiendo, a lo cual contestó que es porque le gusta mucho comer, y porque a sus personajes siempre les va a dar hambre ya que ante todo son humanos. Ante las risas de los presentes aclaró “¡¡en serio!!”, a lo cual el coordinador Alderete dio fe.

El publico también pregunto que ve el en su futuro cinematográfico, pero To dice ni siquiera saber como seré el mañana: dice no ser muy bueno para organizarse, y prefiere dejar que las cosas vengan y vayan naturalmente, con lo que va aprendiendo paso a paso. Después de todo, el filma para ganarse la vida, incluso dijo que si su esposa lo ve en su casa lo manda a trabajar. Pero lo que lo inspiran son personajes, situaciones y temas, muchos de ellos económicos o políticos. Por lo pronto, se encuentra editando un largometraje y esperamos que Office, el film estrenado en el festival, pueda exhibirse en los cines de Argentina, pues es una verdadera fiesta visual (aunque, aclaro, eso no depende de el: por supuesto que le gustaría que todos puedan ver sus películas!)

Por Laura García Lombardi




¿Te interesó este artículo? Compartilo en las Redes sociales.




Acerca del autor

Laura García Lombardi

Estudiante de dirección de Montaje en la ENERC. Colaboradora de la sección CINE.